Tishá Beav


Tishá Beav

Tishá Be Av, observada en el noveno ( Tishá ) del mes hebreo de Av, es un día de duelo por la destrucción de los antiguos templos de Jerusalén. En contraste a las corrientes tradicionales del judaísmo, el judaísmo liberal nunca ha asignado una función religiosa central en el antiguo templo.Por lo tanto, el duelo por la destrucción del Templo no puede ser particularmente significativo para Judios liberales. En los tiempos modernos, Judios entender Tisha Beav como un día para recordar muchas de las tragedias que ha sufrido el pueblo judío a lo largo de la historia.
Tradicionalmente, Tishá Beav es el más oscuro de todos los días, un tiempo reservado para el ayuno y luto por la destrucción de los antiguos templos de Jerusalén. Al igual que en Yom Kippur, el ayuno se extiende desde el atardecer hasta el siguiente anochecer. En la sinagoga, el Libro de las Lamentaciones se canta, al igual que  kinot , que son elegías escritas durante la Edad Media.Sentado en taburetes bajos, una costumbre asociada con el luto a los muertos, Judios leer las secciones de los libros de Jeremías y Job, así como pasajes de la Biblia y el Talmud que tienen que ver con la destrucción de los templos en el 586 aC y el 70 dC
Muchos Judios tradicionales comienzan un período de semi-duelo tres semanas antes de Tishá Be Av, el 17 del mes hebreo de Tamuz. Fue supuestamente en este día en el año 586 aC que los babilonios hicieron una primera incursión en el Templo de Jerusalén. A partir de esta fecha, Judios tradicionales se abstengan de la celebración de bodas, celebraciones festivas, o cortar el pelo. El duelo se intensifica en el primero de la Av. sin carne o vino que se consume, no comprar ropa nueva, y no les permite afeitarse. En la noche antes de Tishá Be Av, comienza un ayuno de 24 horas, y en servicios de la sinagoga, el Libro de las Lamentaciones es cantado.
Para la mayoría de los Judios liberales, Tishá Beav se ha desvanecido en importancia como una observancia ritual, como la reconstrucción de un templo central en Jerusalén ha perdido su prioridad e importancia en los tiempos modernos. Aunque los historiadores cuestionan el hecho de que ambos Templos fueron destruidos en este día, Tishá Beav se ha convertido en un símbolo del sufrimiento y la pérdida judía. A través de los siglos, otros acontecimientos trágicos han llegado a ser conmemorado en este día, incluyendo las brutales masacres de las Cruzadas, la expulsión judía de España y el Holocausto. Hoy en día, Tishá Beav se erige como un día para reflexionar sobre el sufrimiento que persiste en nuestro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada