SHABBAT JOL HAOED PESAJ 

Shemót (Éxodo) 33:12 – 34:26 

Maftir: De un segundo Séfer Toráh leemos para el Maftír de BaMidbár (Números)28:19-25 

Haftara: Yejézkel (Ezequiel) 37:1-14. 



Septimo dia de Pesaj YOM TOV ( Lunes 1ero de Abril)
          
- Torah : Exodos 13:17-34:26
- Maftir: Numeros 28:19-25
- Haftarah : II Samuel 22:1-51

Octavo dia de Pesaj SHABBAT y  YOM TOV en la Diaspora (Martes  2 )
- Torah : Deuteronomio 15:19-16:17
- Maftir: Numeros 28:19-25
- Haftarah : Isaias 10:32-12:6



LA NOCHE DE MIMONA O DE BUENA FORTUNA


EN LA NOCHE DEL MARTES  2  DE ABRIL DE 2013 (Despues de Havdala)"Trbhu Usa'du Utfarhu" - "You should be prosperous, successful, and happy."
Desde hace muchos siglos los judíos de Marruecos acostumbran celebrar la “Noche de Mimona, Mimuna, Mimouna o Timimona”, denominación que varía de acuerdo a la ciudad en que se desarrolla.  Esta antigua celebración se lleva a cabo el 23 Nisán,  último día de Pesaj,  después del servicio de Minjá, cuando ya en las casas se esta permitido introducir el “jametz”, es decir los  alimentos con levaduraExisten diferentes versiones acerca de la etimología con que se designa el término Mimona o Mimuna o Mimouna, cada una de ellas desde un aspecto diferente, aunque todas basadas en un origen religioso:a)   De acuerdo al significado Rabinico, existe relación entre el término Mimuna con “Maaminim” o “Emuná”, es decir  “Fe y Creencia” en la futura liberación, en el final del exilio y la llegada del Mashiaj.  Por este motivo en los últimos días de Pesaj se incluye la lectura del cántico que Moisés cantó junto con los judíos liberados al atravesar el Mar Rojo, reafirmando que pronto llegara la redención.b)   Según el aspecto religioso, se percibe una liturgia especial del cierre de Pesaj que incluye textos del Talmud, de Proverbios y de la Mishna, enmarcados en el ritual que le sigue al rezo de la mañana (birkat ha'ilanot - bendición de los árboles).Este ritual se basa en la tradición talmúdica que recomienda ir al campo en el mes de Nisan para recitar plegarias en agradecimiento por los árboles y sus frutosc)   En Pesaj el Tribunal Celestial decide cuánto trigo y cuanto alimento crecerá hasta el próximo Pesaj, por lo tanto en esta noche se bendicen todos los alimentos provenientes del trigo y otros cereales para que Di’s bendiga estas especies y haya abundancia en el mundo.d)   El día siguiente a la finalización de Pesaj, falleció Rabí Mimón, el padre de Rambam-Maimónides-, por este motivo se dice que la Noche de Mimona seria una celebración en su honor.Algunos autores señalan que esta celebración no tiene orígenes religiosos, si no mas bien se le  puede adjudicar una tradición socio-cultural del Norte de África, comparándola con el resto de los festejos populares, costumbres y mitos, donde judíos y musulmanes se unen,  en un nuevo intento tolerancia y de reafirmar su convivencia en común desde tiempos muy remotos.El último día de Pesaj es Isrú Jag, es decir “día siguiente de las fiestas”, que a los efectos litúrgicos es semifestivo y que los judíos marroquíes lo conocemos como ”salida de pascua”.  Se cree que en este día los cielos están abiertos a todos nuestros rezos.La festividad de Pesaj y particularmente la noche de Mimona simbolizan la felicidad y la abundancia augurando una nueva creación del mundo, una renovación.Esencialmente, la Noche de Mimona es un puente entre la gloria y el esplendor de Pesaj y el resto del año.Mimona en MarruecosUno de los motivos del festejo de Mimona es la entrada de jametz nuevamente a la casa, costumbre ésta ya conocida por los moros, especialmente de Tánger y Tetuán. Ellos vendían a los habitantes de la jjudería ramas de trigo y flores para adornar la casa y también durante el último día de Pesaj elaboraban especialmente  la zebda, manteca apenas amarilla y la leche fermentada (aleben), bien frescas para comer esa misma noche.  El procedimiento que realizaban consistía en colocar la leche de vaca en una “chekua” -cacerola- y revolverla constantemente hasta que se formara por una lado la manteca y por otro la leche fermentada.  Esta  actividad no podía ser realizada en esos días por los judíos por la prohibición de hacer cualquier procedi- miento de leudado o fermentación en la semana de la festividad de Pesaj.Se acostumbraba ir a los campos para recoger espigas de trigo verdes y muy tiernas y también granos muy grandes.La festividad de Mimona comienza básicamente con la ceremonia familiar de amasar el pan para lo cual todos los miembros de la familia trataban de estar presentes en ocasión de esta  ceremonia, una vez finalizada la prohibición de comer jametz durante la semana de Pesaj.En la víspera de Mimona, se acostumbraba dejar las  puertas de las casa abiertas, de modo tal que todas las personas se sintieran muy bienvenidas y pudieran compartir este evento familiar y comunitario tan especial y tradicional.La costumbre de visitar amigos y familiares se mantiene vigente aun en estos días.  La gente suele saludarse con una bendición marroquí tradicional, "Tisado we’ Tirbacho"; una bendición de “abundancia, prosperidad y felicidad”.La fabricación de una nueva levadura, a partir de la mezcla de harina y agua que se deja levar durante varios días y que se utilizará en la elaboración de pan, representa a modo simbólico la re-creación, un nuevo comienzo, poniendo en escena la necesidad y el  deseo del pueblo judío de la Teshuva,  "el retorno" puesto justamente en evidencia este caso por la harina leudada.Al volver de la Snoga (Sinagoga), una vez finalizado el Arvit el mas anciano de la familia o en el caso que no viviera ninguno de ellos, el padre de la familia bendice a cada uno de los miembros de su familia colocándole su mano izquierda en la cabeza y ofreciéndole con la derecha una hoja de lechuga remojada en miel y luego dándole a beber un trago de leche, precedida de la Berajá correspondiente.Las casas estaban decoradas con ramas, flores y plantas, especialmente la atarcha,con flores similares al geranio y a la malvarrosa,  especial para adornar y dar buen aroma.  Las mesas  estaban tendidas de una forma muy especial, con un mantel para la ocasión, generalmente  herencia de la familia y con una varie-dad de comidas especial y casi exclusiva para este día festivo.Cada uno de los elementos dispuestos en la mesa para la celebración de Mimona tiene un significado simbólico particular, con un deseo especial que se resume en “prosperidad y fortuna”1)   pescados fresco, como símbolo de fertilidad y “el bien de todos”, colocados en una fuente sobre hojas de lechuga y vegetales (al día siguiente se acostumbra guisar el pescado con habas)2)   un plato de harina adornada con cinco o siete chauchas o habas verdes, que simboliza la abundancia3)   una bandeja con harina y sobre ella siete monedas de oro y en su centro una taza llena de aceite, como señal de  buena fortuna4)   una fuente con harina y en medio un vaso con levadura que servirá al día siguiente para " levar” el pan de la casa, se lo identifica con el sustento diario5)   jarros de la leche- alrededor de ellas están la lechuga y los vegetales6)   espigas de trigo y centeno dispersas en la mesa, simbolizando tambien lo abundante y la abundancia7)   bandejas de la fruta: naranjas, manzanas, almendras y nueces, como símbolo de una vida dulce8)   potes con miel y con  manteca9)   vasijas llenas de aceite puro en las que brillan objetos de oro, plata y joyas, como recuerdo del cruce del Mar Rojo10) Zaben - turrón blanco de almendras11) Marozia - pasas fritas adornadas con nueces12) platos con dulce de pomelo, naranjas y membrillos13) Dátiles rellenos con nueces y mazapán14) Terit (Mufleta, mofleta, chridsa o mesemmas)-que es una masa fina elaborada con harina, agua y aceite, cocida en una cazuela (terrada) la que se sumerge en miel y manteca, como símbolo de bendecido y un año dulceEn el Marruecos antiguo, diría que hasta fines del siglo XIX,  se acostumbraba que la mujer dentro de la casa vestía ropa festiva tradicional, generalmente su traje de berberisca y las más jóvenes sus mejores vestidos. Recibían a sus invitados con el tradicional té de  menta junto con la mofletas sumergidas en miel y manteca, como así también pasteles de almendras y pasas mazapán y halvá.Mientras la mujer se quedaba en la casa recibiendo a parientes y amigos, el cabeza de familia hacía su ronda de visitas, costumbre que se mantiene hasta estos días.  Mimona es también considerada como la fiesta de la hospitalidad.Una particularidad de la noche de Mimona, también denominada noche del destino y de Mazal-Tov es que es el día preferido para las promesas de matrimonio.
Es una noche de alegría completa. Se cantaba y se bailaba según las costumbres de cada familia, aunque lo común era el cántico tradicional  " Bibaruenya " que es un canto exclusivo para las bodas.Los hombres cantaban cánticos en hebreo, árabe, castellano,  berebere y haquetía. Cuando finalizaban sus cantos,  la mujer lanzan gritos de alegría y profieren en “yu yu” (zgharit) típico para estas ocasiones, a la vez que  tomaba en su mano las monedas de oro que estaban en la mesa en la fuente con harina y se las ofrecía a cada una de las hijas de la familia solteras y casadas , debiéndole:  “Esta moneda si para... (nombre)... quien durante el año que viene recibirá la Bendición de Di’s para su buen mazal”.Al son de esta música tradicional, todos tanto la familia como sus invitados se sentaban alrededor de la mesa para disfrutar de las delicias especialmente elaboradas para esta ocasión.  En algunas ciudades de Marruecos la cena incluye el cuscusú (cous-cous) tal como se estilaba hacerlo en Tetuán, esto es canela y azúcar, espolvoreado con almendras.Al finalizar la “seudá” (cena festiva), los jóvenes iban a visitar a su familia,  tíos, tías, abuelos, primos y de a poco ya las familias se iban  integrando a una  gran fiesta que se instalaba en las calles de la jjudería, con gran entusiasmo, algarabía y amistad.  La fiesta continuaba en esa noche hasta muy tarde y  al día siguiente muy temprano se retomaba organizando paseos a los parques, al campo y a la playa, especialmente en las ciudades del Norte de Marruecos,  donde se almorzaba, se cantaba y se bailaba.A este día se lo vincula con el día del milagro del cruce del Mar Rojo.  También se lo interpreta como una forma de celebrar la renovación, es decir pasar de la condiciones existentes de una  vida cerrada  en el Mellah(judería)  al contacto con la naturaleza y la libre expresión de apego a la tierra, así como se ha mencionado mas arriba, la voluntad de la comunidad de relacionarse e integrarse con el entorno socio-cultural de los musulmanes, con quienes compartían su existencia.MIMONA EN ISRAEL Y EN LA DIÁSPORAMimona representa, además de una observancia religiosa y redentora, un factor socializante e integrador en el seno de la comunidad judía y también en el marco de la población en general.Esta es la festividad  judía local de Marruecos que la comunidad marroquí llevo consigo a todos los países donde por diversas razones emigró y debió instalarse, ya sea Francia, Canadá, Estados Unidos, España y diversos países América del Sur.  En el caso especifico de Israel adquirió carácter de fiesta nacional, imponiéndose entre el resto de los judíos.La primera experiencia  comunitaria en Israel, fue en el año 1966, organizada por los judíos oriundos de Fez,  quienes celebraron esta festividad en el  bosque de Herzl, cerca de Bet Shemesh,  con 300 personas que participaron en una reunión familiar muy festiva y emotiva..El éxito de la reunión condujo a una decisión de celebrar Mimona como día de fiesta nacional. Así en 1968, las festividad fue llevada a cabo en el parque de Sanhedria, en la ciudad nueva-en Jerusalem, con 5.000 participantes, quienes pertenecían a una variedad de grupos étnicos de residentes marroquíes y sus descendientes. Al año siguiente, fueron 10.000 las personas que participaron en las festividades.Posteriormente, la celebración se llevaba a cabo en varias ciudades (Gan Hashlosha, Kiryat Shmonah, Acco, Ashdod), participando un total de 250.000 personas de origen marroquí.En la actualidad hay festejos de Mimona en sesenta ciudades dentro de Israel, en las que participan todos los israelíes en su conjunto.El objetivo central de esta celebración de Mimona es compartir la experiencia de la hospitalidad, una tradición que fue arraigada profundamente en la cultura africana del norte, a toda la gente de Israel.Algunos no marroquíes de Israel, dicen que Mimona “es el festival de la unidad entre las distintas culturas judías, la amistad, la fraternidad y la hospitalidad, un regalo hermoso de los Judíos del Norte de África”
JAG SAMEAJ!!!SANOS Y BUENOS!!!!!!!

JAG PESAJ KASHER VE SAMEAJ!!!!

Leyes de la Cuenta del Omer
(Selección extraída del libro "Shuljan Aruj", por Rabí Abraham Hassan, © Ed. Jerusalem de México)1. Se cuenta el Omer día por día y a partir del séptimo día, se cuentan los días y las semanas.2. Se cuenta el Omer de pie. Sin embargo, se cumple con su obligación si se cuenta sentado.3. La obligación de contar el Omer cada noche empieza a partir de la caída de la noche (aparición de las estrellas). Si por error se contó el Omer durante el crepúsculo, antes de la aparición de las estrellas, según cierta opinión de nuestros Sabios se cumple con la obligación, pero se recomienda en este caso volver a contar a la caída de la noche sin repetir la Berajá.4. Se cuenta el Omer hacia el final de Arbit, al cabo de la Amidá. Si ya es de noche, se cuenta el Omer aún antes de la oración de Arbit.5. El oficiante empieza por decir la Berajá seguida de la cuenta del Omer. Luego cada uno de los fieles repite la Berajá y cuenta él mismo, pues el deber de contar es personal.La Bendición es la siguiente:Baruj Atá, Ado-nai, Elo-heinu melej haolam, asher kidshanu bemitzvotav vetzivanu al sefirat haomerBendito eres Tú, Señor, nuestro Dios, Rey del Mundo, que nos has santificado con Tus preceptos y nos ordenaste lo que se refiere al cómputo del OmerLuego se menciona el número del día, y el número equivalente de semanas y días que representa, por ejemplo:- Hoy, son cinco días de Omer- Hoy , son catorce días, que son dos semanas del Omer6. A partir del crepúsculo no debe cenar antes de cumplir con la obligación delOmer, pero si empezó a comer antes de la hora del Omer, no es preciso interrumpir y contará después de la comida.7. Si no sabe contar en Hebreo, se cuenta el Omer en cualquier otro lengua que conoce.8. Si, antes de contar, nos preguntan cual es la cuenta del Omer, hemos de responder: Ayer era tal día del Omer, pues si mencionamos la cuenta de hoy, ya habremos así cumplido con la obligación y no podríamos ya contar normalmente con la Berajá.9. Si se olvidó de contar al principio de la noche, puede hacerlo toda la noche. Si omitió de contar durante la noche, puede reparar este olvido durante el día, pero sin decir Berajá, y en las noches siguientes sigue contando con la Berajá.10. Pero si omitió de contar aun durante el día, la cuenta de 49 días ya no será completa y, no habiendo observado la condición de "siete semanas enteras", ya no podrá decir la Berajá durante el resto del período del Omer y tendrá que contentarse en pedir cada día a otra persona cuando bendice que piense incluirlo en su Berajá y él mismo contará sin Berajá.11. Antes de decir la Berajá, hay que saber qué día se va a contar.12. Si se equivocó una noche en la cuenta y sólo a la noche siguiente se dio cuenta del error, es como si no hubiese contado aquel día, y ya no puede decir la Berajá los días siguientes. Esto se aplica en el caso que está seguro del error, pero ante la duda si se equivocó o no, puede seguir contando los demás días con Berajá.13. Las mujeres están exentas de contar el Omer. Si lo desean, pueden contar sin Berajá.14. Las mujeres tienen la costumbre de no hacer labores durante las noches del Omer, a partir de la caída de la noche.Rabí Abraham Hassan



El Canto de Miriam en el Mar

Por: Rabino Manny Viñas 

Palabras de Torá en honor al séptimo día de Pésaj 

“Y Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó en su mano el pandero, y todas las mujeres salieron tras ella con panderos y danzas.” (Éxodo 15:20)

Durante la lectura de la Torá en el séptimo día de Pésaj leemos la sección del milagro del mar rojo. Esto es para recordar que el día séptimo de Pésaj coincide con el día en que ocurrió este gran milagro de la salvación del pueblo judío. Muchos sabios (Jazal) explican que el día fue nombrado bíblicamente como un día festivo por esta misma razón. Porque en este evento adonde se reveló la salvación divina también ocurrieron tantos otros milagros y visiones proféticas que hasta las personas más simples vieron mas (proféticamente) que los grandes profetas bíblicos vieron luego.

La primera parte de la lectura incluye el canto profético y espontáneo de Moisés con el pueblo judío después de ver la destrucción de los egipcios. De acuerdo a los sabios todo el pueblo fue inspirado proféticamente y automáticamente sabían las palabras del cántico del mar. Otro gran milagro fue que se dejaron guiar por Moisés como dice la Torá: “y creyeron en Dios y su sirviente Moisés.” En ese momento todos aceptaron el rol de líder de Moisés y creyeron en Dios, nadie se rebeló contra Moisés – creyeron en su Rabino – un verdadero milagro!

Y Miriam que era una profetiza dirigió a las mujeres. Como está escrito en los versículos introductorios, ella tomó un pandero en la mano y las mujeres salieron detrás de ella cantando alabanzas y bailando delante de Dios. Las mujeres también se dejaron guiar bajo la dirección de Miriam y juntas alzaron la voz de alegría y cántico a Hashem.

El comentarista clásico Rashi comenta sobre este verso que la Torá dice que todas las mujeres tenían panderos. “Esto es porque ellas tenían tanta fe que vinieron ya preparadas para celebrar los milagros que vendrían cuando salieron de Egipto.”

El Rebbe de Lubavitch explica en uno de los sijot sobre esta parashá (Beshalach 5741) que esto era una señal de la gran fe que cada mujer tenía. “Ellos activamente anticipaban la redención, cada una de ellas preparó un pandero para llevárselo para celebrar cuando la redención final llegaría.”

El Rebbe explica que “esas mujeres virtuosas no le delegaron sus responsabilidades a su líder Miriam la profetiza, más bien ellas mismas crearon sus propios panderos para expresar su esfuerzo en confiar en la redención de Dios y de celebrarla cuando llegue. Siempre existe la tentación de dejar la responsabilidad de inspirar a los demás para los líderes judíos. Pero podemos aprender de las mujeres virtuosas de Egipto que es la responsabilidad de cada individuo de inspirarse él mismo y de inspirar a todos los que lo rodean.”

Cuáles son las lecciones que uno puede aplicar hoy día de estos eventos?

#1. Anticipar Milagros: Hashem es un Dios bondadoso y amoroso. El quiere ayudarnos y está constantemente guardándonos. Uno debería de hacer un esfuerzo consciente de anticipar los milagros u obras que Hashem hará por nosotros. Al buscar el bien viene más bien.

#2. Cuando viene el bien reconoce el bien: En muchas ocasiones los milagros ocurren en nuestras vidas y tratamos de racionalizarlos intelectualmente o lógicamente. Esto les quita el poder porque los milagros son más allá de la lógica. Al intelectualizar o analizar la situación el milagro pierde su fuerza y perdemos la habilidad de sentir la presencia divina en nuestras vidas. Esto se puede comparar al tratar de colocar una carga eléctrica de 220 en una maquina de 110 voltios. Como la máquina no tiene capacidad para esa carga tan alta trata de transformarla o se destruye. Hay eventos que son mas allá de la inteligencia humana. Hay milagros que ocurren tan frecuentes que la mente humana no los puede reconocer. La única manera de ver los milagros es de andar buscándolos como fue descrito en el punto número uno.

#3. Regocíjese: Busque oportunidades para celebrar – esto le trae alegría y sentido a la vida. Cuando permitimos el regocijo esto crea más oportunidades para alegría. La alegría trae más alegría.

#4. Permita que los líderes los inspiren: El trabajo de los líderes es convenir momentos y lugares para que los judíos compartan uno con el otro su alegría y fuerza espiritual. Permítanse participar en estos momentos. No bloquee las emociones – compártelas con otros que estén participando y veras que no eres el único. Al permitir que otros sirvan como lideres todos nos convertimos en líderes.

A Zissen Pesaj – Moadim Lesimja and Jag Sameaj –
De parte del Rabi Manny Viñas y Familia *




A diferencia de Shemini Atzeret, que es un día independiente de Sucot, el último día de Pesaj, y en la diáspora los dos últimos, solo cierran festivamente la misma conmemoración.  Rabi Janiná  bar Papá , en el Talmud, nos dice que en un 21 de nisán Moisés fue colocado en la cesta sobre el agua lo que permitió salvar su vida.
Otros aseguran que la revelación de la zarza ardiente se produjo exactamente un ano antes del Exodo y siete días después comenzó el proceso liberador cuando Moisés salió de Midián y se dirigió a Egipto.  
Cuando la Torá establece que en:
"El séptimo (día de Pesaj) tendréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil", no nos brinda la causa de la norma. Sólo por otras fuentes sabemos que esta reunión se debe a los milagros acaecidos durante el cruce del mar de Suf a la salida de Egipto.  
 ¨A qué se debe el silencio que rodea a ese día? ¨Porqué relacionamos el séptimo día con el canto que  Moisés y los hijos de Israel entonaron diciendo:
¨"Cantaré a H* por que se cubrió de gloria, porque al caballo y al jinete arrojó al mar"?  
- No existe ninguna fecha en el ciclo del ano judío que festeje la caída de un adversario. Ya en el libro de Proverbios (24: 17) leemos:
"No te alegres por la caída de tu enemigo, no se goce tu corazón cuando se hunde". Por ello durante Jol Hamoed de Pesaj reducimos la lectura de Halel -laudes-, porque sería absurdo cantar alabanzas cuando "las obras de Mis manos están hundiéndose en el mar".  
Nuestras alegrías se fundamentan en nuestras obras y en nuestros logros, pero no nos regocijamos con la desgracia ajena. Todos los días de Pesaj nos recuerdan nuestra liberación y en el séptimo, en el que muchas comunidades permanecen despiertas leyendo el tikún, estudiando la Torá, los Profetas, los Hagiógrafos, el Talmud y el Zohar, resaltamos nuestra fe, tal como aparece en el cántico de Moisés: "Mi fuerza y mi canción es H', El es mi salvación, El es mi D*s yo le glorifico, el D*s de mi padre, a quien enaltezco." 



Regocijarse
La obligación principal de Iom Tov es expresada en la Torá: "Y te regocijarás en tu festividad… y deberás alegrarte". Esta obligación bíblica de regocijarse es exclusiva de Iom Tov —en Shabat sólo estamos obligados a honrar el día y dedicarnos a actividades placenteras.
He aquí las pautas básicas de Iom Tov delineadas por nuestros sabios:
Disfrutamos de dos comidas en cada día de Iom Tov —una por la noche y la otra durante el día. Es una mitzvá el disfrutar de carne y vino durante el transcurso de cada comida (el vino de kidush no es suficiente).
Es costumbre tener una variedad de alimentos más grande en Iom Tov que en Shabat. Similarmente las ropas de Iom Tov son más elegantes que las de Shabat.
Los hombres están obligados a comprar a sus esposas una nueva vestimenta o joyas en honor de Iom Tov. A los niños se les debe dar golosinas o un nuevo juguete.
"Cuando come y bebe [en Iom Tov], está obligado a alimentar al extranjero, al huérfano y la viuda, junto con los otros pobres… Quien cierra las puertas de su patio, sin amargo, y come y bebe junto con sus hijos y esposa, y no alimenta y da de beber a los pobres y amargados —esta no es la alegría de la mitzvá, sino la alegría de su estómago…".
Actividades Permitidas y Prohibidas
Versión corta:
La mayoría de lo que está prohibido en Shabat está prohibido en Iom Tov. Usar aparatos eléctricos, trabajar, manejar dinero, escribir —está prohibido. Las diferencias principales entre las dos son cocinar y hornear, encender fuego de una llama preexistente y cargar en un dominio público. Todo eso está permitido —si bien con algunas restricciones que serán enumeradas abajo —en Iom Tov.
La Versión Larga:
Las leyes de Iom Tov son en su mayoría las mismas de Shabat —con una excepción importante: En Iom Tov está permitido realizar muchas actividades necesarias para la preparación de comida. Esto incluye actividades que están prohibidas en Shabat como amasar, hornear y cocinar. En las palabras de la Torá: "No se debe hacer ningún trabajo [en Iom Tov], pero aquello que es comido por toda alma, sólo eso será hecho para ti". El uso de artefactos eléctricos está prohibido por motivos que serán explicados más adelante.
En adición, los sabios enseñaron que "dado que esas labores están permitidas con el propósito [de preparar comida], también son permitidas para [otros] propósitos".
Por lo tanto, encender fuegos está permitido (bíblicamente), como está permitido cargar en un dominio público, aun si esas actividades no tienen nada que ver con la preparación de comida —pues esas actividades también facilitan la preparación de alimentos.
Excepciones:
Mientras que está permitido realizar actividades, aun si el propósito no está relacionado con la preparación de alimentos, sin embargo debe haber algún propósito constructivo. Por lo tanto, cargar, por ejemplo, si es hecho sin ningún motivo, está prohibido. Si uno desea sacar a pasear un bebé en un cochecito, debe revisar para asegurarse que no hay nada innecesario en la canasta del cochecito.
La preparación de comida está permitida sólo si ésta es para ese día —no para después, ni aun para el siguiente día de Iom Tov. Por lo tanto uno debe tener cuidado de esperar hasta la noche antes de calentar la comida para la cena de la segunda noche de Iom Tov. Sin embargo, está permitido preparar una gran cantidad con la intención de comer lo sobrante al día siguiente —siempre y cuando esa comida sea preparada y cocinada en un solo utensilio.
Similarmente, cargar en un dominio público está permitido sólo si de alguna forma trae un beneficio para ese día. Estaría prohibido llevar una llave de la casa a la sinagoga por la tarde para poder entrar a la casa esa noche.
Los sabios prohibieron realizar en Iom Tov cualquier actividad si esta habría podido ser hecha antes de Iom Tov —y que no afecte en forma adversa a los alimentos. Puesto que la mayoría de los alimentos pierden su frescura si son preparados antes de Iom Tov, está permitido hornear y cocinar la mayoría de los productos alimenticios en Iom Tov. Ejemplos de actividades que pueden ser hechas antes de Iom Tov sin ningún resultado adverso: hacer queso o manteca, cortar leña para el fuego, cocinar conservas de frutas, atrapar un animal para sacrificarlo, pescar o tamizar harina.
Por este motivo, sólo podemos encender un fuego de un fuego preexistente. Encender una nueva llama frotando un fósforo, por ejemplo, está prohibido —puede ser hecho antes de Iom Tov.
Cargar en un dominio público es la excepción a la regla —está permitido cargar algo en Iom Tov aun si podría haber sido hecho antes. Esta excepción fue establecida para aumentar la alegría de Iom Tov, "desatar las manos de la persona" y permitirle transportar objetos como desea.
Mientras que está permitido preparar comida en Iom Tov, no está permitido preparar los implementos para la comida. Por lo tanto, afilar un cuchillo en Iom Tov no está permitido. Esta actividad sólo está permitida si no fue posible hacerlo antes de Iom Tov (tanto debido al hecho de que uno no sabía que era necesario hacerlo previamente, o a causa de una situación surgida en Iom Tov mismo).
Las leyes de Iom Tov son complejas y detalladas. Lo siguiente cubre sólo las aplicaciones más comunes de la ley de Iom Tov.
Apagar un Fuego
Apagar un fuego está prohibido. Por este motivo está permitido aumentar la llama en la cocina, pero no disminuirla. En la mayoría de las cocinas eléctricas, al elevar la temperatura se "enciende" una serpentina adicional, lo que sería equivalente a encender una nueva llama, y por lo tanto aun elevar la llama está prohibido. Las autoridades halájicas modernas debaten acerca de si está permitido disminuir el fuego de la cocina con el propósito de evitar que la comida se queme, o para permitir que se cocine apropiadamente. La mayoría lo permiten, mientras que otros dicen que se debe quitar la comida del fuego, encender otro quemador y poner la comida sobre él.
Muktze
Los objetos que no pueden ser utilizados en Shabat son llamados "muktze". Tales objetos no pueden ser tomados o movidos en Shabat. Los ejemplos comunes son lapiceras, billeteras, candelabros y fósforos. Las leyes de muktze también se aplican a Iom Tov, con la excepción obvia de objetos que sirven para una función que está prohibida en Shabat pero permitida en Iom Tov. Por lo tanto, transportar candelabros, o aun encender una vela, está prohibido en Shabat, pero permitido en Iom Tov.
Electricidad
Usar la electricidad, ya sea encendiendo o apagando una luz o un artefacto eléctrico, está prohibido.
Agua Caliente
Calentar agua es una forma de cocinar. Usar el calefón está prohibido en Shabat porque se provoca que el agua fría entre al tanque y se convierta en "cocinada". En Iom Tov está permitido usar el agua caliente del calefón para lavar los platos, las manos o cualquier otra parte del cuerpo. Bañarse o duchar todo el cuerpo con agua caliente sigue prohibido.
Exprimir
Exprimir frutas para extraer su jugo está prohibido en Iom Tov así como lo está en Shabat (ver Preparación de Comida en Shabat).
Estamos llegando al final de la fiesta de Pesaj. Esta fiesta está compuesta por tres partes: los dos primeros días, en los cuales se organiza un Seder de Pesaj (uno en cada noche), los días intermedios, llamados en hebreo Jol HaMoed - lo mundano de la fiesta - que no son días mundanos comunes ni son días festivos, y, por último, los dos últimos días, que son festivos, como los primeros, pero no se organizan sedarím especiales de Pesaj.
Al respecto de esto, una particularidad especial distingue a estos días finales. Nuestros sabios establecieron, entre otras Mitzvot - preceptos - rabínicos, la Mitzvá de Brajot - bendiciones. Para diferentes situaciones fijaron diferentes bendiciones, como para comer, para agradecer por alguna buena ocurrencia o para alabar a Di-s.
Una de las bendiciones es la de Shehejeianu, cuyo significado es una alabanza a Di-s por habernos dado vida, mantenido y habernos traído hasta el buen momento que estamos viviendo ahora. Esta bendición se dice en cada uno de los días festivos, como Pesaj, Shavuot, etc. Sin embargo, los dos últimos días de Pesaj, a diferencia de los dos últimos día de Sucot (fiesta que tiene una estructura similar a la de Pesaj) no se dice esta bendición. Los días tienen su nombre particular, Shvií shel Pesaj y Ajarón shel Pesaj, pero nuestros sabios no establecieron la bendición deShehejeianu para ellos: ¿por qué?.
Una de las explicaciones es que estos dos últimos día de Pesaj están intrínsecamente relacionados con la Gueulá - la Redención Final. El hecho mismo de que no podemos bendecir Shehejeianupor la Redención Final, nos hace ser conscientes de que nos encontramos en el Exilio Diaspórico y despierta en nosotros el deseo de traer esta Gueulá a través de nuestras buenas acciones y estudio de Torá.
Que la energía especial de estos últimos días se materialice en la Redención final, y podamos festejar, todos juntos, los últimos días de Pesaj en Ierushaláim con Mashíaj!
Pesaj casher veSameaj

 
Shvií shel Pesaj
Siete días luego del Exodo, los Hijos de Israel se encontraban atrapados entre el ejército y caballería egipcia persiguiéndolos por atrás y las aguas del Mar de Juncos por delante. Durante toda la noche, un pilar de fuego separó entre los egipcios y los israelitas; en la madrugada, Di-s mandó a Moshe: "Dile a los Hijos de Israel, que deben avanzar"
Najshón ben Aminadav de la tribu de Iehuda fue el primero que saltó al mar; la aguas se separaron y "los Hijos de Israel caminaron por la tierra seca in medio del Mar". Cuando los egipcios los siguieron, las aguas retornaron a su estado natural y los ahogaron. Los Hijos de Israel cantaron "La canción del Mar" en alabanza y gratitud a Di-s.
Ajarón shel Pesaj
El último día de Pesaj está particularmente relacionado con Mashíaj y la futura redención. La Haftará (lectura de Profetas) de este día es de Ishaia 11, que describe la promesa de la futura era universal del paz y perfección divina.
 
Shvií shel Pesaj (Séptimo día de Pesaj)
En el Séptimo día de Pesaj leemos cómo en éste día el mar se abrió para los Hijos de Israel y ahogó a los Egipcios que los perseguían, y como la "Canción del Mar" es cantada por la gente tras su salvación. (Shmot 13:17-15:26).
En el Octavo día de Pesaj leemos Devarím 15:19-16:17. Como la lectura para el segundo día, cataloga el ciclo anual de festivales, sus observancias especiales, y las ofrendas traídas al Templo en aquellas ocasiones. La conexión especial del Octavo día con la Redención Futura es reflejada por la Haftará (lectura de Profetas) para este día (Ishaia 10:23-12:6).

A diferencia de Shemini Atzeret, que es un día independiente de Sucot, el último día de Pesaj, y en la diáspora los dos últimos, solo cierran festivamente la misma conmemoración.  Rabi Janiná  bar Papá , en el Talmud, nos dice que en un 21 de nisán Moisés fue colocado en la cesta sobre el agua lo que permitió salvar su vida.
Otros aseguran que la revelación de la zarza ardiente se produjo exactamente un ano antes del Exodo y siete días después comenzó el proceso liberador cuando Moisés salió de Midián y se dirigió a Egipto.  
Cuando la Torá establece que en:
"El séptimo (día de Pesaj) tendréis reunión sagrada; no haréis ningún trabajo servil", no nos brinda la causa de la norma. Sólo por otras fuentes sabemos que esta reunión se debe a los milagros acaecidos durante el cruce del mar de Suf a la salida de Egipto.  
 ¨A qué se debe el silencio que rodea a ese día? ¨Porqué relacionamos el séptimo día con el canto que  Moisés y los hijos de Israel entonaron diciendo:
¨"Cantaré a H* por que se cubrió de gloria, porque al caballo y al jinete arrojó al mar"?  
- No existe ninguna fecha en el ciclo del ano judío que festeje la caída de un adversario. Ya en el libro de Proverbios (24: 17) leemos:
"No te alegres por la caída de tu enemigo, no se goce tu corazón cuando se hunde". Por ello durante Jol Hamoed de Pesaj reducimos la lectura de Halel -laudes-, porque sería absurdo cantar alabanzas cuando "las obras de Mis manos están hundiéndose en el mar".  
Nuestras alegrías se fundamentan en nuestras obras y en nuestros logros, pero no nos regocijamos con la desgracia ajena. Todos los días de Pesaj nos recuerdan nuestra liberación y en el séptimo, en el que muchas comunidades permanecen despiertas leyendo el tikún, estudiando la Torá, los Profetas, los Hagiógrafos, el Talmud y el Zohar, resaltamos nuestra fe, tal como aparece en el cántico de Moisés: "Mi fuerza y mi canción es H', El es mi salvación, El es mi D*s yo le glorifico, el D*s de mi padre, a quien enaltezco." 

El Séptimo Día de Pésaj

La Nube
 de Gloria que se encontraba frente al campamento Judío se movió hacia la retaguardia, sirviendo de escudo entre su campamento y el de los Egipcios…
Era ahora la noche del séptimo día del Exodo, el 21 de Nisan y el Séptimo Día de Pesaj. Di-s le dijo a Moshé, "Diles a los Judíos que comiencen a andar. Levanta tu vara y extiende tu mano sobre el Mar Rojo y Yo haré que el mar se abra... Egipto sabrá entonces que Yo soy Di-s."
La Nube de Gloria que se encontraba frente al campamento Judío se movió hacia la retaguardia, sirviendo de escudo entre su campamento y el de los Egipcios. La Columna de Fuego iluminó el campamento Judío durante toda la noche, mientras que la Nube de Gloria hizo caer la oscuridad sobre el campo Egipcio. Durante toda la noche los Egipcios estuvieron disparando sus flechas y arrojando sus lanzas contra los Judíos, pero la Nube de Gloria las absorbió a todas de modo que ningún Judío fue herido por ellas. De hecho, de acuerdo a algunas opiniones, esas flechas y lanzas rebotaron y se volvieron en contra de los Egipcios, juntamente con el granizo "suspendido" que había quedado de la plaga. Moshé hizo como le dijera Di-s y extendió la vara sobre el Mar Rojo. Pero el mar se negó a abrirse. Dijo el mar, "¡Yo fui creado antes que tú y no me abriré delante de un hombre!" Moshé arguyó que él estaba viniendo en Nombre de Di-s, pero el mar continuó negándose a obedecer.
 
Mientras tanto, los Egipcios comenzaron a acercarse y los Judíos se sintieron más y más angustiados. Se volvieron a Moshé quien les aseguró que bajarían al mar y lo cruzarían. Pero aunque Moshé levantaba su vara y los Egipcios se acercaban cada vez más, el mar seguía sin abrirse. Para empeorar las cosas, los Judíos vieron barro y arcilla en la orilla del mar, cosa que les hizo recordar los horribles días de su esclavitud en Egipto. "En Egipto nos hundían y enterraban en el barro, ¿también aquí pasará lo mismo?" Era una prueba de fe al más alto nivel. Najshón, el hijo de Aminadav, de la Tribu de Iehuda, creyó en Moshé y se lanzó al bullente mar. Pero aun así el mar no retrocedía. El agua llegó hasta su nariz amenazándolo con hundirlo por completo. Entonces, en ese preciso momento, Di-s Mismo apareció sobre el mar, el que instantáneamente se abrió en doce sendas, una para cada tribu. Al abrirse el Mar Rojo también se abrieron todos los océanos, los ríos y los lagos del mundo; incluso todo aquello que contuviese agua, hasta el agua en vasos y jarras. Esto sirvió para informarle al mundo entero sobre el milagro que Di-s había producido.
 
Di-s realizó numerosos milagros para los Judíos en su cruce por el Mar Rojo:
  • 1) La Separación del mar.
  • 2) El fondo del mar se transformó instantáneamente en tierra seca, de modo que los Judíos pudieron cruzar sin inconveniente alguno.
  • 3) El fondo del mar por sobre el cual caminaban los Judíos fue nivelado y allí donde era más profundo el agua se congeló como si fuese mármol, de modo que los Judíos no tuvieron que subir y bajar en su marcha.
  • 4) Las paredes de agua que separaban los senderos de las doce tribus eran transparentes, de modo que los Judíos podían ver que todos habían cruzado a salvo. También el agua formó una cúpula por sobre sus cabezas.
  • 5) Agua dulce fluía de las paredes, de modo que los Judíos podían beberla. El agua que no era bebida se mantenía suspendida en el aire.
  • 6) Toda clase de árboles frutales crecían del lecho del mar y todo aquél que así lo desease podía disfrutar comiendo de sus frutos. También crecían hierbas para alimentar el ganado que acompañaba a los Judíos.
  • 7) Un aroma del Jardín del Edén acompañó a los Judíos a través del mar.
  • 8)  Todo el cruce de varios millones de personas sólo duró unas pocas horas.
  • 9) Los Judíos merecieron ver la Divina Presencia. Entre los Judíos se encontraban aquellos cuyas madres los habían abandonado al nacer, dejándolos en el campo, por temor a los decretos de los Egipcios. Ahora reconocían la Divina Presencia, reconociendo a Di-s desde su infancia y exclamaban, "¡Este es mi Di-s y yo Lo alabaré!" Esta revelación de Di-s en el Mar Rojo fue tan grande que sobre ella enseñan nuestros Sabios: "Una sierva vio en el Mar Rojo más que el profeta Ezequiel [cuando tuvo su Visión de la Carroza]."
  • 10) El ángel Gabriel anduvo por las aguas del Mar Rojo llevando una advertencia a cada una de sus direcciones. "Cuiden a los Judíos por su izquierda, pues ellos llevarán los Tefilín en su mano izquierda. Cuiden su lado derecho, pues en su mano derecha recibirán la Torá de Di-s. Cuiden del frente, pues allí serán circuncidados. Cuiden sus espaldas, pues el nudo de atrás de sus Tefilín estará sobre la parte de atrás de sus cuellos."
Fue al amanecer que los Hijos de Israel completaron el cruce del Mar Rojo. Los Egipcios suponían que si los Judíos habían podido cruzar el Mar Rojo, también ellos podrían hacerlo. Y así, persiguiendo a los Judíos, entraron al mar, que aún continuaba abierto. Cuando el último Judío terminó de cruzar, el último Egipcio entró al mar. Para recordarles a los Egipcios lo que habían hecho a los Judíos, Di-s transformó el lecho del mar en un barro profundo y en pegajosa arcilla, haciendo que los caballos y los carros se atascaran en el fango.
 
Fue entonces que las Nubes de Gloria y la Columna de Fuego comenzaron a calentar la arcilla. Los carros comenzaron a arder y la confusión y el desorden se apoderaron del campo Egipcio. Y en ese momento, sin aviso previo, las paredes de agua se desmoronaron, tragando de un solo golpe a todo el ejército Egipcio. Este atrapar de los Egipcios en el fondo del mar desató una discusión en el cielo. El ángel protector de Egipto pidió por ellos ante Di-s, "¿Acaso los Egipcios destruyeron y mataron a todos los Judíos? Es cierto que los hicieron trabajar como esclavos, pero ¡los Hijos de Israel salieron de Egipto con vida y una paga completa!" Di-s contestó, reuniendo al Tribunal Celeste, "Sentémonos y juzguemos este asunto." Primero el Todopoderoso presentó Su punto de vista, "¿No fue Yosef quien salvó a Egipto del hambre? Y ¿cómo le mostraron los Egipcios su gratitud? ¡Esclavizando a los descendientes de Yosef! Luego emitieron duros decretos en contra de los Judíos. Yo instruí a Moshé para que retornase a Egipto y redimiese a los Judíos. Y ¿cual fue la respuesta del Faraón? Proclamó decretos más duros aún en contra de ellos. Finalmente, Yo Mismo los redimí.
 
Ahora los Egipcios están persiguiendo a los Hijos de Israel para matarlos o hacerlos volver a la esclavitud. Yo les pregunto, ¿con cuál de ellos debo tener compasión?" Aunque era su turno para defender su caso, el ángel protector de Egipto no tuvo nada para contrarrestar el argumento de Di-s y sólo pudo pedir compasión, "Tú eres un Di-s de misericordia. ¡Te pido que tengas piedad de mis hijos!" En ese momento Mijael, el ángel defensor de los Judíos, descendió a Egipto y tomó el cuerpo de un niño Judío que había sido utilizado como ladrillo. Y presentando esta evidencia ante la Corte Celestial dijo, "¿Sobre quién deberá tener Di-s misericordia? ¿Sobre esos malvados Egipcios que utilizaron los cuerpos de niños inocentes como ladrillos?" Y con ésto fue sellada la sentencia de muerte contra los Egipcios.
 
La venganza con la cual cayeron las paredes del mar sobre los Egipcios hizo que se partiesen los ejes de sus carros y que los Egipcios fueran sacudidos violentamente, de tal modo que todos sus huesos fueron quebrados. Pero Di-s mantuvo intactas sus almas. Quería que sintiesen cada fracción de dolor y de sufrimiento. Quería hacerles sentir el sabor de lo que habían hecho sufrir a los Judíos en Egipto. Muchos Egipcios fueron arrojados de sus carros y pisoteados por el resto del ejército y por sus caballos. Aquellos que estaban en la retaguardia de las tropas Egipcias intentaron volver a la costa, pero aunque lograban salir a tierra seca, el agua se elevaba por sobre la orilla y los tragaba nuevamente. Di-s hizo que los jinetes no pudiesen despegarse de sus cabalgaduras, haciéndolos rodar dentro del agua como carne dentro de un caldero hirviente. Y así como los Egipcios que perseguían a los Judíos eran castigados de esta manera, también aquellos que quedaron en Egipto sufrieron la misma suerte, siendo aniquilados por el fuego y otras horribles formas de muerte. Di-s lo hizo de manera tal que cada Egipcio se viera forzado a ser testigo del sufrimiento de sus compatriotas. Esto los obligó a reconocer finalmente que estaban siendo castigados por la Mano de Di-s y no debido a hechicerías o causas naturales.
 
El Faraón fue el único Egipcio al que se le permitió sobrevivir al desastre. Enseña el Midrash que siguió vivo durante otros mil años y que llegó a ser el rey de Nínive. Cuando Jonás fue enviado a profetizar contra Nínive advirtiéndoles que a menos que se arrepintiesen serían destruidos (Jonás, 3), fue la experiencia personal que el Faraón tenía sobre el poder de Di-s lo que hizo que la gente se volviese de sus malos caminos. El mar había tragado a todos los Egipcios y a sus caballos, pero ésto hizo que los Judíos se sintiesen ansiosos y temiesen, "Así como nosotros salimos por este lado del mar, es posible que los Egipcios salgan por algún otro lado. ¿Cómo podemos estar seguros de su muerte?"
 
Di-s hizo entonces que el mar arrojase los cadáveres de los Egipcios y los de sus caballos. Al partir de Egipto y anticipando su victoria, los Egipcios se habían adornado a sí mismos y a sus caballos con todo el oro y las piedras preciosas que pudieron hallar. Este botín, que de por sí era muy superior a todo lo que los Judíos habían traído con ellos desde Egipto, se encontraba ahora diseminado por toda la playa. Aunque Moshé insistió en que los Hijos de Israel debían ponerse en marcha hacia la Tierra Santa, la tentación de tanta fortuna le hizo muy difícil hacerlos mover desde las costas del Mar Rojo (muy parecido alo que sucede hoy en día.)
 
*
 
Luego de ser testigos de los maravillosos milagros que habían tenido lugar a su favor, los Hijos de Israel comenzaron a cantar en alabanza a Di-s. También pidieron por el futuro, rogando llegar a ser dignos de recibir la Torá, entrar en la Tierra Santa y construir el Santo Templo. El versículo nos dice que "ellos creyeron en Di-s y en Su siervo Moshé." La Mejilta comenta: "Si creían en Di-s, ¿qué era ese creer en Moshé? De aquí podemos comprender que cuando la persona tiene fe en el verdadero Tzadik (Justo), es como si creyera en el Creador del Mundo." Y lo contrario también es verdad. No es posible alcanzar la verdadera fe en Di-s a menos que se tenga fe en los verdaderos Tzadikim, pues ellos son Sus mensajeros, trayendo Su palabra a este mundo. Pero tampoco terminaron los milagros de Di-s con la Separación del Mar Rojo. El Maná descendió todos los días durante los cuarenta años que estuvieron los Judíos en el desierto y cada familia recibía su porción diaria de acuerdo con su tamaño. Temprano en la mañana caía el rocío y sobre él, el Maná. Luego descendía otra capa de rocío para proteger el Maná. Al despertar ya los estaba esperando ese maravilloso Maná. Pero si atrasaban su búsqueda diaria hasta la tercera hora del día, el Maná era absorbido por el rocío y fluía fuera del campamento. Eventualmente, esta mezcla de Maná y rocío llegaba hasta algún lugar distante donde era bebido por los animales salvajes. Y todo aquel que cazara alguno de esos animales y comiese de él saboreaba el gusto especial del Maná y alababa a Di-s y a Su nación, los Judíos.
 
En Shabat no descendía el Maná. En cambio, una doble porción del mismo aparecía el Viernes, suficiente como para el consumo de ambos días. Además, este Maná descendía para cada persona de acuerdo con sus acciones. Si era una persona recta, el Maná descendía justo frente a su tienda. De lo contrario, debía salir a buscarlo. Más aún, cada persona podía sentir el gusto del Maná tal como lo desease. Podía estar caliente o frío, ¡todo de acuerdo a su especial preferencia en ese momento! El Maná era absorbido completamente por el cuerpo de los que lo comían, de modo que no producía deshecho alguno. Los Judíos poseían también una roca que los seguía de un sitio al otro. Esta roca los proveía milagrosamente de agua fresca en medio del desierto. Cuando el Pueblo Judío se detenía y acampaba, los cabezas de cada tribu tomaban sus báculos y trazaban una línea en el suelo desde la roca hasta el área de su tribu. Entonces el agua fluía desde la roca, llegando a cada Judío cuando la necesitaba. También crecían hierbas y árboles alrededor de la roca con lo cual alimentaban el ganado. Y también estaban las Siete Nubes de Gloria que acompañaron a los Hijos de Israel durante los cuarenta años que estuvieron en el desierto. Estas Nubes milagrosas no sólo los mantenían ocultos de la vista sino que les otorgaban muchos beneficios más. Las Nubes funcionaban como guías, apuntando hacia la dirección designada y aplanando la ruta sobre la que viajaban.
 
Nunca tuvieron que trepar una montaña o descender a un valle. Además, estas Nubes les ofrecían protección ante las inclemencias del desierto y el ataque de sus enemigos. Aunque debieron combatir contra los Amalequitas, los Emoritas, los Midianitas, contra Sijón y Og, ningún soldado Judío hubo de morir en la batalla. Estas Nubes rodeaban por completo a los Judíos, de modo que cuando viajaban eran ellas, de hecho, quienes los llevaban: "Yo los llevé como sobre las alas de águilas." Más aún, cada día estas Nubes limpiaban y planchaban las vestimentas de los Judíos, evitándoles gastar sus fuerzas en el cuidado de sus ropas, las que se mantuvieron en perfectas condiciones durante toda su estadía en el desierto. Y en cuanto a las vestimentas de sus hijos, a medida que el niño crecía, sus ropas crecían con él. Con la construcción del Tabernáculo (luego de la entrega de la Torá), algo que era tan maravilloso e increíblemente hermoso como la Creación misma, los Judíos obtuvieron un milagro más: la revelación diaria de la Divina Presencia. Los Judíos viajaron hasta el Monte Sinaí y allí acamparon a los pies de la montaña.
 
La Revelación que estaban a punto de presenciar fue de hecho uno de los más grandes milagros de todos los tiempos. Pero aun así, la Hagadá nos dice: "Si Di-s nos hubiera llevado al Monte Sinaí y no nos hubiera entregado la Torá, ¡Daieiuno!". La pregunta es obvia. ¿No era acaso el propósito del Exodo el que los Judíos recibiesen la Torá? ¿Qué valor tendría llegar al Monte Sinaí si la Torá no hubiera sido entregada? Rashi explica que cuando los Judíos acamparon a los pies de la montaña lo hicieron "como un solo hombre con un solo corazón" (Rashi, 19:2). Los comentaristas agregan, "Alcanzar los pies de la montaña hubiera sido de por sí suficiente, ¡aunque más no sea para lograr esa unidad!" El solo hecho de que los Judíos hubiesen logrado tal nivel de unidad, ¡hubiera sido suficiente como para llevarlos hasta el Monte Sinaí! Pero el milagro más significativo fue la Revelación en el Monte Sinaí. Allí Di-s apareció ante los Hijos de Israel y les entregó la Torá. El mundo y todo lo que hay en él había sido creado para ese momento de Revelación; de modo que todos pudieran recibir Su palabra y saber que fue Di-s Quien produjo el Exodo Judío de Egipto. La Revelación del Monte Sinaí y la Entrega de la Torá son el motivo más importante para la celebración de Pesaj y en especial de la Noche del Seder.
 
 
- Selección extraída del libro "La Hagadá de Breslov" © Breslov Institute Research -



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada