Resumen de la Parasha por el Rabino Peter Tarlow

Shabbat Shalom de la Primera Casa de 

Hillel



Rab Peter Tarlow

Las secciones de la Torah que leemos durante este próximo Shabbat se llaman Matot y Ma'asey (Números 30:2-36:13). En cierta manera estas dos podrían llamarse "secciones acerca de los viajes". No solamente nos dan un repaso de los viajes de los israelitas por el desierto sino también nos relatan sus viajes a través del tiempo. Y, a la vez, como son las dos secciones finales del Libro de Números, nos llevan en un viaje físico, espiritual y ético, todo al mismo tiempo. También para los de nosotros que vivimos en los EE.UU. reflejan el espíritu de nuestro país. Los estadounidenses, como los israelitas, salieron todos de sus tierras de opresión con la esperanza de que fueran a hallar su propia tierra prometida. Como en el narrativo bíblico, también tenemos orgullo de nuestra libertad nacional y en nuestra habilidad para buscar la libertad personal y la prosperidad.
En la misma medida que este libro trata de viajes diferentes por lugares inhóspitos, también vemos este fenómeno en la historia de los EE.UU. La lección para esta semana es que el yermo puede ser un lugar vacío y "lleno" de nada más que lo intangible o puede ser un lugar lleno de acciones que se convierten en realidades concretas. El yermo, el vacío, puede ser un lugar o puede ser una relación interpersonal. ¿Cuántos de nosotros vivimos en desiertos culturales, intelectuales, sociales, o políticos? La parashá actual nos enseña que la salida "del desierto" es mucho más que un viaje físico. Es un viaje hacia la libertad de pensar y de expresarse libremente. En esta manera la gran mayoría de los estadounidenses estaría de acuerdo que han salido de su desierto, de su yermo personal para poder llegar a su tierra prometida.

Una parte apreciable de la cultura norteamericana está construída sobre los principios judíos. Del mundo judío los fundadores de los Estados Unidos tomaron para sí la importancia de la libertad de expresión y de pensamiento. El judaísmo da menos énfasis a las creencias de un ser humano que a sus acciones. Le importa al mundo judío menos las palabras de su feligreses y más sus realizaciones. Estos principios han tenido una gran influencia sobre la historia norteamericana y su papel en el mundo. Es por eso que la Biblia nos ha enseñado la importancia de que nuestros líderes digan la verdad y plantea el concepto de que una sociedad basada en las mentiras es una sociedad vacía, una sociedad que se descompone con las arenas de tiempo.

La cuestión central desde la perspectiva bíblica no es si un gobierno tiene derecho a controlar las conversaciones de sus ciudadanos, no lo tiene si los ciudadanos usan este derecho en una manera razonable y prudente. Pero, ¿y si el derecho a la intimidad se usa de forma repetida y organizada para cometer terribles actos? ¿Derecho a la intimidad de los criminales o el derecho a la vida en paz de toda la comunidad?

Este libro nos dice que la decisión de vivir o no vivir en un yermo está en nuestras manos. ¿Deseamos vivir en un país donde no confiamos en nuestros líderes y acciones o en un país donde las palabras de nuestro líderes son iguales a sus acciones? ¿Queremos la verdad o queremos la manipulación de las palabras? La opción elegida tendrá mucho que ver con el destino del país. Ojala que escojamos con sabiduría.

L'Bidurjem/Para reír

Solamente en los EE.UU tenemos:

Bancos, farmacias y licorerías donde se compra todo sin salir del coche.

Playas de estacionamientos (cocheras) mayores que sus edificios
Adhesivos de parachoques que dicen: ¡Toca el claxon si detestas la contaminación de ruido!'

Un juego llamado "futbol" en el cual se usa principalmente la mano
Gente que cree que la vida humana es tan sagrada que dice que el aborto merece la pena de muerte

Un país donde los "48 estados bajos" están al norte de Hawai y donde Alaska a pesar de estar en el mismo continente no se incluye en con los 48 estados continentales.
Un país donde todos tienen el tiempo para cortar su pasto (segar su césped) enorme y nadie tiene el ocio para cocinar.

Un país donde la gente ve la igualdad humana como algo tan importante que usa la discriminación para crearla.

Universidades conocidas más por sus deportistas que por sus eruditos

Un país que dice que detesta los abogados tanto que solamente los elige a sus cargos públicos

Gasolina que vale mucho menos que el agua y todos quejan del precio de gasolina

Un país laico donde se escribe en todo su dinero: "En Dios confiamos"

Un país donde solamente los ricos van a su trabajo en bicicleta

Uno de los países tecnológicamente más avanzados del mundo con un sistema de medidas más anticuado del mundo

Somos el país de los libres con la tasa de encarcelamiento 2/no más alto del mundo.


Shalom from the Hillel that was, before there was Hillel!

Go to: www.tamuhillel.org for updates

The double Torah sections that we read during the week of July 4th are called Matot and Ma'asey (Numbers 30:2-36:13).  In a sense these two parashiyot may be called "travel-sections".  They not only act as a review of the Israelites' travels through the desert but also through time.  These two final sections of the Book of Numbers take us on a physical journey, a spiritual journey, and an ethical journey.  In a sense they also reflect the American spirit.  Americans, like the people of Israel, left lands of oppression to find their own promised land, and as in the Biblical narrative, we in the US pride ourselves not only on our national freedom but also on our pursuit of liberty and prosperity.

Just as the Book of Numbers is a book about different types of journeys through inhospitable places, so too is the history of the US.  The week's text teaches us then that the wilderness can be an empty place filled only with the intangible or a place filled with actions that become concrete realities. The wilderness can be one of place, or one of relationships.   How many of us live in intellectual, political, social or cultural deserts?  This week's parashah then teaches us that to go forth from the wilderness is more than a physical journey.  It is also a journey toward freedom of thought and expression.  In this manner, most Americans would agree that they or their ancestors left their personal deserts to find their personal promised land.

Much of American culture is build on Jewish principles.  From Judaism Americans have learned the importance of freedom of speech and individual thought.  Judaism is a religion that worries less about what one says  and puts its emphasis on what one does.  We Jews tend to judge a person by his actions.  These principles have greatly influenced American history and this nation's role in the world.  It is for this reason that the Bible and American culture demand that a nation's leaders tell the truth and present the principle  that a society based on lies is an empty society; one that in end is blown away by the sands of time.

The issue from the Bible's viewpoint is not if a government has the right to control its citizens' speech, it does not, but rather do a people's citizens use their right of free speech in a responsible manner.

The Book of Numbers teaches us that as a nation we must decide if we want a government where we doubt the veracity of our leaders or if we will demand that our leaders words match their actions. Do we desire truth or political spin?  How we chose will determine the next chapter in our nation's history.  Let us pray that we chose wisely.
--
B'shalom u-vrachah,
In peace and blessings,

Rabbi Peter Tarlow
TAMU Hillel Foundation

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada