Ya empezamos una nueva semana donde seguimos con los estudios de Torah leyendo nuestras parasha que corresponde, hoy empezamos presentando una interpretación de la parasha que corresponde a nuestra semana, LEJ LEJA.



En esta Parashá encontramos la segunda mitzvá que es la de Brit Milá -Circuncisión. Generalmente se utiliza el vocablo "brit" como equivalente a circuncisión cuando en realidad es "milá" el término que lo identifica. Brit Milá en hebreo es circuncisión pero resulta interesante observar que la palabra usada por los judíos en todo el mundo no es "milá" sino "brit" -convenio, pacto- "Brit Milá" es entonces el convenio por medio del cual  D-os acepta ser nuestro D-os y nosotros somos destinados a cumplir Su Ley. El Brit Milá es el lazo que une para siempre a un niño judío con el Creador. Es la señal física con la cual D-os ha querido identificar al pueblo judío entre las naciones, desde que el Patriarca Abraham hace aproximadamente 3.800 años se circuncidó a los 99 años de edad por orden divina. La circuncisión es un acto de profunda significación espiritual, es la vía más efectiva de conexión con D-os y tiene carácter permanente e irreversible. Está relacionado con la perfección que no puede ser lograda de otro modo. D-os intencionalmente no creó al hombre circuncidado para enseñarle que así como la perfección física está dentro de sus posibilidades, así también tiene la habilidad de desarrollarse espiritualmente a través de sus acciones. El valor numérico de la palabra "brit" es 612, lo que implica según nuestros sabios que la mitzvá de "brit milá" es equivalente en importancia al resto de las 612 mitzvot, además su omisión acarrea la más severa de las penas -Caret. Todo judío tiene la obligación de circuncidar a su hijo al octavo día después del nacimiento y esta ceremonia es celebrada aún cuando coincida con Shabat o Yom Tov incluyendo Yom Kipur. El número ocho -según la cábala- representa el infinito, el mundo más allá del tiempo y del espacio, el mundo de D-os. En cambio el número siete alude a la perfección en este mundo, el de la naturaleza perceptible. D-os creó el mundo en siete días y en el séptimo coronó su Creación con el Shabat. Se dice que un bebé debe pasar primero por un ciclo normal de siete días vivenciando un Shabat antes de ser presentado a D-os para ser circuncidado. El Brit Milá realizado a tan temprana edad señala la ausencia de raciocinio o comprensión lo cual evidencia la trascendencia sobre el raciocinio y la lógica que tiene el nexo perpetuo que a través del pacto se establece entre D-os y cada persona del pueblo judío.
En esta Parashá entra al escenario de la historia nuestro Patriarca Abraham (1.948-2.123 después de la Creación) siendo el primero de su generación en reconocer y proclamar a D-os como Creador del Universo. Desde Noaj hasta Abraham transcurrieron 10 generaciones (1.056-1.948) que abarcan desde el año 2705 al 1.813 a.e.c. en el calendario gregoriano. Abraham vivió 175 años y tuvo dos hijos: Ishmael e Itzjak. D-os le ordenó a Abraham que se circuncidara a los 99 años, antes del nacimiento de Itzjak que ocurre cuando Abraham tiene 100 años de edad.
Abraham fue sometido por D-os a diez pruebas: 1) Vivió 13 años en una cueva, escondiéndose de Nimrod; 2) Salió ileso del horno de Ur Kasidim donde fue arrojado; 3) Dejó su país de origen; 4) Pasó la hambruna en Eretz Canaan sin quejarse; 5) Sara fue llevada al palacio del Faraón; 6) Hizo la guerra contra los cuatro reyes que capturaron a Lot; 7) "Brit Bain HaBesaim" en el cual Abraham visualiza los cuatro exilios a los que serán sometidos sus descendientes; 8) La mitzvá de circuncidarse; 9) La expulsión de Ishmael y su madre; y 10) La "akedá": orden de sacrificar a su hijo Itzjak. Abraham se hizo judío por las 10 pruebas a las que fue sometido. En cada una de ellas tuvo que apartar sus deseos personales y hacer la voluntad de D-os. Para ser forjado como judío no alcanzó elegir entre el bien y el mal sino además tuvo que apartar la propia voluntad, el ego a favor de lo que parece correcto a D-os, patrón que deben seguir todos los judíos.
Abraham se casó con su sobrina Sara, hija de su hermano Harán y hermana a su vez de Lot. Sara además de ser igual de piadosa que su esposo posteriormente lo superó en el nivel de profecía. Existieron cuatro mujeres excepcionales: Sara, Rajav, Avigayil y Esther. Abraham recibió la orden de establecerse en Eretz Canaan a la edad de 75 años. Abraham sabía por sus conocimientos astrológicos que no podía tener hijos pero D-os le indica que su descendencia estará por encima de la influencia de los astros y por tanto el "mazal" del pueblo de Israel puede ser cambiado por medio de la plegaria -Tefilá, los actos de caridad -Tzedaká- y el arrepentimiento -Teshuvá. Algunos sabios agregan el cambio de nombre y el cambio de lugar de residencia.
D-os le prometió a Abraham que sus descendientes serán tan numerosos como las estrellas del cielo y como las arenas de los mares. Al circuncidarse, D-os le hizo cambiar el nombre de ABRAM (padre de la tierra natal Aram) a ABRAHAM (padre de muchas naciones). El valor numérico de Abraham en hebreo es 248 y señala que después del Brit Milá, Abraham alcanzó el control sobre los 248 miembros de su cuerpo, incluyendo aquellos que por su naturaleza no pueden ser controlados como son los ojos y los oídos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada