Queridos lectores, tenemos muchos proyectos y 

siempre estamos abiertos a escuchar vuestras sugerencias.

Para seguir adelante y materialisarlos necesitamos vuestra ayuda;
somos una entidad sin fines de lucro y dependemos de 
nuestros fieles lectores para continuar existiendo y así brindarles 
la oportunidad de seguir descubriendo la tradición judía y 
la belleza de su herencia en una atmósfera abierta y de mutuo respeto.

Gracias por tu apoyo y colaboración.

Estamos a mediados del mes de Elul, faltan unos pocos días hasta Rosh Hashana
¿Qué me produce leer esta frase? Pienso que a casi ningún judío, por mas alejado que esté de su judaísmo, le es indiferente.
Todos sentimos como un cosquilleo en el estómago. O mejor dicho, en el corazón.
Pero, ¿sabemos lo que realmente significa? ¿Sabemos lo que está en juego?
Por Sara bat Yojeved

Parashat Ki Tavo-7

Por. Rabino Richard Kaufmann
"Y le gritamos al D-s de nuestros padres y escuchó Hashem nuestra voz y vió nuestra aflicción, nuestra desgracia y nuestra opresión". (Dvarim 24, 5).
Este versículo forma parte de la declaración que debían de recitar las personas que traían sus primicias al Tabernáculo y luego al Templo de Jerusalem.
En dicha declaración era sintetizada la historia del pueblo judío, expresándose que cuando fuimos duramente esclavizados y oprimidos por los egipcios, le gritamos a Hashem desde lo profundo de nuestro corazon y Hashem escuchó nuestra voz y vio nuestro sufrimiento, liberándonos y salvándonos...
¿Y por qué mencionabamos esto justamente en el momento en que traíamos las primicias?
Para valorar y agradecer mucho más aún las infinitas bondades de Hashem para con nosotros, fortaleciendo nuestra fe en nuestro Padre Celestial, que siempre está dispuesto a escucharnos, y que siempre tiene el poder absoluto también para contestarnos...

"Y ordenó Moshé y los ancianos de Israel al pueblo diciendo: cuidarás toda la mitzva que Yo les ordeno hoy a ustedes" (Dvarim 27, 1).
Y podemos con justicia preguntar: ¿Es que acaso es una sola mitzvá la que tenemos que cumplir? ¿Por qué la Torá no se expresa en plural diciendo 'cuidarás todas las mitzvót'?
Una respuesta posible a esta pregunta, es que si cuidamos una mitzvá realmente en forma completa, eso de por sí nos va a inducir a cumplir con otra mitzvá tambien en forma completa (tal como esta escrito que una mitzvá conduce al cumplimiento de otra mitzvá), y así sucesivamente cumpliremos con todas las mitzvót en el nivel mas elevado que somos capaces (pues a nadie le gusta bajar de su nivel...); en merito a que nos esforzamos por cumplir con una sola mitzvá de la mejor manera que fuimos capaces.
Por otra parte, también psicológicamente, si pensamos que tenemos que cumplir con seiscientos trece preceptos, es posible que la magnitud del número nos desmotive y desanime ya desde antes de empezar...
En cambio, si pensamos que solo tenemos que ocuparnos de una sola mitzvá, es mucho más fácil que nos animemos a hacerlo...
Y así sucesivamente sumaremos cada vez más mitzvót, sintiéndonos plenos y felices por saber certeramente que estamos haciendo realmente aquello que sin lugar a dudas es correcto.
Y si pensar en sumar mitzvót puede llegar a asustar a la persona que no cumple, pensando que si comienza a sumar "mitzvót" se va a terminar haciendo "religiosa", lo más recomendable es eliminar toda la terminología que nos aleja de aquello que es bueno y positivo para nosotros, dedicándonos a hacer el bien y cumplir mitzvót sin ponernos "titulos", sin hacer falta en absoluto que nos declaremos "religiosos"...
Y si los demás igualmente van a insistir en categorizarnos como religiosos, ¿acaso vamos a renunciar a aquello que es bueno para nosotros, para abstenernos de entrar en las categorizaciones de los demás?
Por último, después de todo, lo más normal y natural del mundo deberia de ser para el judio el cumplimiento de las mitzvót, siendo justamente lo no normal y lo no natural, que nos sintamos ajenos a todo ello.

"Y será que si habrás de escuchar atentamente la voz de Hashem tu D-s para cuidar y hacer todas las mitzvót que yo te ordeno hoy y te colocará Hashem por encima de todas las naciones de la tierra. Y vendrán hacia tí todas las bendiciones y te alcanzarán porque escucharás la voz de Hashem tu D-s" (Dvarim 28, 1-2).
Es decir, Hashem condiciona Sus bendiciones al cumplimiento de Su voluntad y al respeto de Sus preceptos.
¿Eso acaso significa que Hashem necesite que cumplamos con Sus preceptos, castigándonos y vengándose de nosotros en caso de no hacerlo?
La respuesta es obviamente que no.
Hashem es perfecto por definición y no necesita de nada ni de nadie para llegar a ser perfecto (lo cual de por sí ya implicaría una evidente contradicción).
Por consiguiente, demás está decir que no hay en Él ninguna voluntad de castigarnos por nuestras malas conductas, no existiendo tampoco ningúna clase de deseos de venganza.
¿Cómo podemos comprender entonces el contenido de los versículos?
Muy simple, entendiendo que Hashem dispuso leyes objetivas que rigen la realidad.
Si nos alineamos a ellas, estamos alineados con la bendición divina y la recibimos, y si nos desviamos de ella, nos desalineamos de la bendición, recibiendo evidentemente su contrario.
Y así como el mundo físico funciona con reglas, así el mundo espiritual funciona con reglas.
Y así como la ley de la gravedad se aplica sobre los seres humanos independientemente de su opinión acerca de la misma, así las leyes de la Torá se aplican sobre el alma y la vida del judío, independientemente de aquello que nosotros pensamos.
Y si bien Hashem es generoso y busca nuestro bien y no nuestro mal, si insistimos en nuestras conductas negativas, es posible que la consecuencia del desalineamiento de nuestra conducta finalmente llegue, siendo esto recibido de la manera que comunmente llamamos castigo; lo cual no es otra cosa que la lógica y natural consecuencia espiritual de nuestros actos.
Empero, si nos arrepentimos de nuestras conductas negativas y tomamos el compromiso de esforzarnos por no reincidir en ellas, con ello el "círculo vicioso" finalmente se quiebra, siendo aceptado benevolamente nuestro arrepentimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada