La Hagadá (Primera Parte, Hasta La Comida)



Cuando ya es de noche, antes de Kidush, prepare una keará (bandeja,) sobre la mesa, con tres matzot,shemurá, 'cuidadas' de toda humedad desde la cosecha del grano, una encima de la otra [con una servilleta entre ellas]: primero la Israel, sobre ella la Leví, y sobre ella la Cohén.
Encima de éstas colóquese del lado derecho el zeróa hueso de cuello de pollo, asado, y del otro lado --del izquierdo-- la beitzá, huevo duro; debajo de estos, en el centro, el maror, raíz picante y lechuga; más abajo, debajo del hueso coloque el jaroset, y a su altura, debajo del huevo, el karpás, cebolla cruda; debajo de estos, debajo del maror, coloque el jazéret que se usa para korej.


ORDEN DEL SEDER DE PESAJ
Kadesh
Recite el Kidush.
Urjatz
Lavado de las manos.
Karpás
Comer el Karpás.
Iajatz
División de la matzá del medio.
Maguid
Recitado de la Hagadá.
Rajtzá
Lavado de manos [para la matzá].
Motzí
Bendición de HaMotzí [sobre la matzá].
Matzá
Bendición, e ingesta, de la matzá.
Maror
Bendición, e ingesta, del Maror.
Korej
Ingesta de matzá y Maror combinados.
Shulján Orej
"Mesa Tendida" [cena festiva].
Tzafún
Ingesta del Afikomán oculto.
Beiraj
Birkat HaMazón [Bendición después de la comida].
Halel
Recitado de Salmos de Alabanza.
Nirtzá
El Seder es aceptado favorablemente.
KADESH
KIDUSH
Preparad la comida del Rey Superno. Esta es la comida del Santo, bendito sea, y Su Shejiná.

Cuando la Festividad acaece en Shabat, se dice primero "El sexto día...":
El sexto día. Y fueron acabados los cielos y la tierra y todas sus huestes. Y Dios acabó en el séptimo día Su obra que había hecho, y descansó en el séptimo día de toda Su obra que El había hecho. Y Dios bendijo al séptimo día y lo santificó, porque en él descansó de toda Su obra que Dios creó para funcionar.
En un día de semana, comenzar aquí:
[En Shabat, agregar las frases entre paréntesis.]
¡Atención Señores!
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha elegido de entre todas las naciones, nos ha elevado por sobre todas las lenguas, y nos ha santificado por medio de Sus mandamientos. Y Tú, Adonai, nuestro Dios, nos has dado con amor (en Shabat: Shabatot para descanso y) Festividades para regocijo, fiestas y estaciones para alegría, (en Shabat: este día de Shabat y) este día de la Festividad de Matzot, y esta Festividad de convocación santa, Epoca de nuestra Libertad (en Shabat: con amor,) una convocación santa, conmemorando el Exodo de Egipto. Pues Tú nos has elegido y a nosotros has santificado de entre todas las naciones, y Tu sagrado (en shabat: Shabat y) Festividades (en Shabat: con amor y buena voluntad,) con regocijo y alegría, nos has dado como patrimonio. Bendito eres Tú, Adonai, que santifica (en Shabat: el Shabat e) Israel y las estaciones festivas.

Cuando una Festividad acaece al concluir el Shabat, se recitan las siguientes bendiciones de Havdalá antes de la bendición de "...que nos ha concedido vida...":
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que creó las luces del fuego.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que establece una distinción entre sagrado y profano, entre luz y oscuridad, entre Israel y las naciones, entre el Séptimo Día y los seis días de trabajo; entre la santidad del Shabat y la santidad de la Festividad Tú has establecido una distinción, y has santificado al Séptimo Día por sobre los seis días de trabajo. Tú has apartado y santificado a Tu pueblo Israel con Tu santidad. Bendito eres Tú, Adonai, que establece una distinción entre lo santo y lo santo.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha concedido vida, nos sostuvo, y nos hizo posible llegar a esta ocasión.
Se bebe la copa de vino sentado, reclinándose [los varones] hacia el lado izquierdo en señal de libertad.
URJATZ
Lávese las manos sin recitar la bendición.
KARPAS
Tome menos de un kazáit de karpás, sumérjalo en agua salada o vinagre, y recite la siguiente bendición:
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, boré prí haadamá.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, Creador del fruto de la tierra.
Al recitar la bendición, tenga en mente que también es para las hierbas amargas [de maror y korej, a comer más tarde].
IAJATZ
Tome la matzá del medio y pártala en dos, un trozo más grande que el otro. El trozo mayor se [parte en cinco trozos, se envuelve en una servilleta y se] deja de lado para ser usado como afikomán. El trozo menor se devuelve a su lugar, entre las dos matzot.
MAGUID
Alce la bandeja con las matzoty diga:
Este es el pan de aflicción que nuestros antepasados comieron en la tierra de Egipto. Quienquiera tenga hambre, que venga y coma; quienquiera esté en necesidad, que venga y celebre el Seder de Pesaj. Este año [estamos] aquí; el año venidero en la Tierra de Israel. Este año [somos] esclavos, el año venidero [seremos] gente libre.
Se coloca a un lado la bandeja con las matzot, [nuestra costumbre es sólo cubrirlas,] y se llena la segunda copa de vino. Ahora el niño pregunta "¿Qué hace diferente?...":


Español

Fonética
¿Qué hace diferente a esta noche de todas las [demás] noches?
¿Ma nishtaná haláila hazé micól haleilót...
En todas las noches no precisamos sumergir ni siquiera una vez, ¡y en esta noche lo hacemos dos veces!
...shebejól haleilót éin ánu matbilín afílu paám eját, haláila hazé shtéi peamím?
En todas las noches comemos jametz o matzá, ¡en esta noche solamente matzá!
...shebejól haleilót ánu ojlín jamétz umatzá, haláila hazé kuló matzá?
En todas las noches comemos cualquier clase de verdura, ¡esta noche maror!
...shebejól haleilót ánu ojlín sheár ieracót, haláila hazé marór?
En todas las noches comemos sentados erguidos o reclinados, ¡esta noche todos nos reclinamos!
...shebejól haleilót ánu ojlín béin ioshbín ubéin mesubín, haláila hazé kulánu mesubín?
La bandeja es devuelta a su lugar con las matzot parcialmente descubiertas.
Entonces decimos "Esclavos fuimos...":
[En Shabat HaGadol, el Shabat anterior a Pesaj, se comienza acá:]
Esclavos fuimos para el Faraón en Egipto, y Adonai, nuestro Dios, nos sacó de allí con mano fuerte y brazo extendido. Si el Santo, bendito sea, no hubiera sacado a nuestros padres de Egipto, nosotros, nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos hubiéramos continuado subyugados al Faraón en Egipto. Aun si todos nosotros fuéramos sabios, todos entendedores, todos conocedores de la Torá, seguiríamos estando obligados a narrar el éxodo de Egipto; y todo el que se explaya al analizar el éxodo de Egipto es merecedor de alabanza.
Aconteció que Rabí Eliezer, Rabí Iehoshúa, Rabí Eleazar ben Azariá, Rabí Akivá y Rabí Tarfón estaban reclinados [en un Seder] en Bené Berak. Estuvieron analizando el éxodo de Egipto durante toda aquella noche, hasta que vinieron sus discípulos y les dijeron: "¡Maestros nuestros! Llegó la hora de recitar el Shemá de la mañana!"
Rabí Eleazar ben Azariá dijo: "Soy cual un hombre de setenta años, pero no logré demostrar que es menester mencionar el éxodo de Egipto en la noche, hasta que lo explicara Ben Zomá: "Está dicho: Para que recuerdes el día en que saliste de Egipto todos los días de tu vida (Deut. 9:3). Ahora bien, 'los días de tu vida' se refiere a los días, [y la palabra] 'todos' [adicional] indica la inclusión de las noches". Los Sabios, sin embargo, dijeron: " 'Los días de tu vida', se refiere al mundo presente; y 'todos' indica la inclusión de los días del Mashíaj".
Bendito es el Omnipresente, ¡bendito sea El! Bendito es El que dio la Torá a Su pueblo Israel, ¡bendito sea El! La Torá habla de cuatro hijos: Uno es sabio, uno es malvado, uno es simple, y uno no sabe cómo preguntar.
El Sabio, ¿qué dice? "¿Qué son los testimonios, los estatutos y las leyes que Adonai, nuestro Dios, ordenó a ustedes?" (Deut. 6:20) . Tú, a su vez, has de instruirlo en las leyes de Pesaj, [hasta la que dice que] "no se debe comer postre después de la ofrenda de Pesaj".
El malvado, ¿qué dice? "¿Qué es este trabajo para ustedes?" (Ex. 12:26) . ¡Dice "para ustedes", pero no para él! Al excluirse a sí mismo de la comunidad, ha negado aquello que es fundamental. Tú, por lo tanto, desafílale los dientes y dile: Es por esto que Adonai hizo por mí cuando salí de Egipto (Ex. 13:8) ; ¡"por mí", pero no por él! ¡Si él hubiera estado allí, no hubiera sido redimido!"
El simple, ¿qué dice? "¿Qué es esto?" (Ex. 13:14). De modo que le dirás: Con mano fuerte nos sacó Adonai de Egipto, de la casa de esclavos (Ibíd.).
En cuanto a aquél que no sabe cómo preguntar, tú debes iniciarlo, como fuera dicho: Contarás a tu hijo en aquel día diciéndole: 'es por esto que Adonai hizo por mí cuando salí de Egipto' (Ex. 13:8) .
Se podría pensar que [el análisis del éxodo] debe ser desde el primer día del mes [de Nisán]. Por eso dice la Torá: [Contarás a tu hijo] en aquel día [...] (Ex. 13:8) . "En aquel día", sin embargo, podría significar cuando todavía es de día; dice por eso la Torá: [...diciéndole:] 'es por esto [que Adonai hizo por mí cuando salí de Egipto']. La expresión "por esto" puede utilizarse únicamente cuando la matzá y el maror están ya colocados ante ti.
Al principio nuestros antepasados rindieron culto a ídolos; pero ahora el Omnipresente nos atrajo a Su servicio, como fuera dicho: Y dijo Iehoshúa a todo el pueblo: Así dijo Adonai, el Dios de Israel: 'Tus antepasados solían vivir al otro lado del río -- Teraj, el padre de Avraham y el padre de Najor, y sirvieron otros dioses (Jos. 24:2) .
Y Yo tomé a su padre Avraham de allende el río y lo conduje a través de toda la tierra de Canáan. Aumenté su simiente y le di a Itzjak, y a Itzjak di a Iaacov y a Esav. A Esav di el Monte Seír para poseerlo, y Iaacov y sus hijos descendieron a Egipto' (Jos. 24:3-4) .
Bendito es El que guarda su promesa a Israel, ¡bendito sea El! Pues el Santo, bendito sea, calculó el fin [de la esclavitud], con objeto de actuar tal como dijera a Avraham en el "Pacto entre las Partes", como fuera dicho: Entonces El dijo a Avraham: 'Has de saber que tu simiente será extranjera en tierra que no es de ellos, y ellos los esclavizarán y los harán sufrir, durante cuatrocientos años. Mas Yo también juzgaré a la nación a la que servirán, y luego de esto saldrán con gran fortuna' (Gén. 15:13-14) .
Conforme las instrucciones de Rabí Itzjak Luria, se debe alzar ahora la copa y se cubren las matzot. [Nuestra costumbre: se cubren primero las matzot y luego se alza la copa].
¡Y ella es la que sostuvo a nuestros padres y a nosotros! ¡Pues no sólo uno se alzó contra nosotros para exterminarnos, sino que en cada generación se alzan sobre nosotros para exterminarnos, ¡y el Santo, bendito sea, nos salva de su mano!
Se deposita la copa sobre la mesa y se descubre la matzá.
Sal y aprende lo que Laván, el arameo, quiso hacer a nuestro padre Iaacov. El Faraón no promulgó su decreto sino contra los niños varones, en tanto que Laván, en cambio, quiso desarraigarlos a todos, como fuera dicho: El arameo quiso destruir a mi padre; y él descendió a Egipto y moró allí, en ínfimo número; y allí se convirtió en nación, grande, fuerte y numerosa (Deut. 26:5) .
Y él descendió a Egipto... -- obligado por decreto Divino.
...y moró allí... -- esto enseña que nuestro padre Iaacov no fue a Egipto para radicarse, sino solamente para morar allí por un tiempo, como fuera dicho: Dijeron ellos al Faraón: 'para morar en la tierra hemos venido, porque no hay pasto para el ganado de tus siervos, pues el hambre es grave en la tierra de Canáan; y ahora, te rogamos, permite a tus siervos asentarse en la tierra de Góshen (Gén. 47:4) .
...en ínfimo número... -- como fuera dicho: Con setenta almas descendieron tus padres a Egipto, y ahora Adonai, tu Dios, te ha hecho tan numeroso como las estrellas del cielo (Deut. 10:22) .
...y allí se convirtió en nación... -- esto enseña que Israel era distinguido allí.
...grande, fuerte... -- tal como fuera dicho: Y los hijos de Israel fueron fructíferos y crecientemente abundantes, y se volvieron muy, muy fuertes, y el país se llenó de ellos (Ex. 1:7).
...y numerosa -- como fuera dicho: Pasé por sobre ti y te vi revolcándote en tu sangre, y te dije: 'por tu sangre vivirás', y te dije: 'por tu sangre vivirás'. Hice que te acrecientes como las plantas del campo, y tú aumentaste y engrandeciste y te volviste hermosa; tus pechos se formaron y tu cabello creció largo; pero estabas desnuda y descalza (Iejezkel 16:6-7) .
"Los egipcios nos maltrataron y nos hicieron sufrir, y cargaron sobre nosotros trabajo duro" (Deut. 26:6) .
Los egipcios nos maltrataron... -- como fuera dicho: Vamos, actuemos astutamente con él [el pueblo] no sea que se multiplique y, de suceder una guerra contra nosotros, se una a nuestros enemigos, pelee contra nosotros y abandone el país (Ex. 1:10) .
...y nos hicieron sufrir... -- como fuera dicho: Pusieron sobre él [el pueblo de Israel] alguaciles para hacerlos sufrir con sus cargas, y ellos edificaron ciudades de depósito para el Faraón, Pitom y Raamsés (Ibíd. 1:11) .
...y cargaron sobre nosotros trabajo duro -- como fuera dicho: Los egipcios hicieron trabajar a los hijos de Israel con rigor. Amargaron sus vidas con duro trabajo, con mortero y con ladrillos, y toda suerte de labor en el campo, todo su trabajo que ellos los hicieron trabajar con rigor (Ibíd. 1:13-14) .
"Y nosotros clamamos a Adonai, el Dios de nuestros padres, y Adonai oyó nuestra voz y vió nuestra aflicción, nuestra labor y nuestra opresión" (Deut.26:7) .
Y nosotros clamamos a Adonai, el Dios de nuestros padres... -- como fuera dicho: Y aconteció en el curso de aquellos muchos días, que murió el rey de Egipto; y los hijos de Israel suspiraron debido a la servidumbre y clamaron. Y su clamor por ayuda subió hasta Dios desde la servidumbre (Ex. 2:23) .
...y Adonai oyó nuestra voz... -- como fuera dicho: Y oyó Dios sus lamentaciones, y recordó Dios Su pacto con Avraham, Itzjak y Iaacov (Ex. 2:24) .
...y vio nuestra aflicción... -- esto se refiere a la separación del marido de la mujer, como fuera dicho: Y vio Dios a los hijos de Israel y Dios tomó cuenta (Ex. 2:25) .
...nuestra labor... -- esto se refiere a los hijos, como fuera dicho: Todo hijo que naciere, al río arrojaréis; y toda hija mantendréis con vida (Ex. 1:22) .
...y nuestra opresión... -- esto se refiere a la presión, como fuera dicho: He visto la opresión con que los egipcios los oprimen (Ex. 3:9) .
"Y Adonai nos sacó de Egipto con mano fuerte y con brazo extendido, con gran manifestación y con señales y maravillas" (Deut. 26:8) .
Y Adonai nos sacó de Egipto... -- no por medio de un ángel, ni por medio de un serafín, ni por medio de un mensajero. ¡El Santo, bendito sea, lo hizo en Su gloria El Mismo! Como fuera dicho: Y pasaré por la tierra de Egipto en aquella noche, y golpearé a cada primogénito en la tierra de Egipto, de hombre a bestia, y contra todos los dioses de Egipto ejecutaré juicios; Yo, Adonai (Ex. 12:12) .
Y pasaré por la tierra de Egipto en aquella noche... -- Yo, y no un ángel;
...y golpearé a cada primogénito en la tierra de Egipto... -- Yo, y no un serafín
...y contra todos los dioses de Egipto ejecutaré juicios... -- Yo, y no un mensajero;
...Yo, Adonai -- ¡soy Yo y ningún otro!
Con mano fuerte... -- esto se refiere a déver (peste), como fuera dicho: He aquí que la mano de Adonai será sobre todo tu ganado en el campo, sobre los caballos, los asnos, los camellos, los vacunos y los ovinos, una peste gravísima (Ex. 9:3) .
...y con brazo extendido... -- esto se refiere a la espada, como fuera dicho: Su espada estaba desenvainada, en su mano, extendida sobre Jerusalén (I Crón. 21:16) .
...y con gran manifestación... -- esto se refiere a la revelación de la Shejiná (la Presencia Divina), como fuera dicho: ¿O ha intentado dios alguno venir para tomar para sí una nación de dentro de otra nación con pruebas, señales y maravillas, con guerra, con mano fuerte, con brazo extendido, y con grandes manifestaciones, tal como todo lo que Adonai, vuestro Dios, hizo por vosotros en Egipto ante tus ojos? (Deut. 4:34)
...y con señales... -- esto se refiere a la vara, como fuera dicho: Toma en tu mano esta vara con la cual ejecutarás las señales (Ex. 4:17) .
...y maravillas -- esto se refiere a la sangre, como fuera dicho: Y mostraré maravillas en el cielo y en la tierra
Al pronunciar las palabras siguientes, "sangre, fuego, y columnas de humo", derrame tres veces del vino de la copa. No retire vino sumergiendo un dedo en él, sino volcando de la copa misma, y hágalo en un recipiente quebrado. (Téngase en mente que la copa simboliza el aspecto de Maljut que contiene un aspecto de "furia e indignación". Por intermedio de nuestra facultad de biná(entendimiento) volcamos [aquel aspecto de "furia e indignación"] al derramar del vino de la copa en un recipientes quebrado que representa a la Kelipá, es decir, aquello que es llamado "maldito" [el principio del mal]).
Sangre, fuego, y columnas de humo (Ioel 3:3) .
Otra explicación: mano fuerte indica dos [plagas]; brazo extendido, otras dos; gran manifestación, otras dos; señales, otras dos; y maravillas, otras dos.
Estas son las Diez Plagas que el Santo, bendito sea, trajo sobre los egipcios en Egipto, y ellas son:
Al recitar las Diez Plagas, derrame de la copa misma diez veces, como se dijera antes (y al derramar téngase nuevamente en mente lo que se dijera antes). El vino que queda en la copa (se habrá vuelto "vino que provoca alegría", por lo que) no debe derramarse, sino que se le agrega vino.


Sangre. Ranas. Piojos. Bestias Salvajes. Peste.
Sarna. Granizo. Langosta. Oscuridad.
Muerte de los Primogénitos.
Rabí Iehudá se refería a ellas con siglas:
[También al decir cada una de las siglas "DeTzaJ..." se derrama del vino de la copa, y sólo luego se la vuelve a llenar].


DeTzaJ (sangre, ranas, piojos);
ADaSh (bestias, peste, sarna);
BeAJaV (granizo, langosta, oscuridad, primogénitos).
Rabí Iosi, el galileo, dijo: ¿De dónde sabes que los egipcios fueron castigados con diez plagas en Egipto, y luego fueron castigados con cincuenta plagas en el mar? En Egipto dice de ellos: Los magos dijeron al Faraón: 'Este es el dedo de Dios' (Ex. 8:15) . Y en el mar dice: Israel vio la gran mano que Adonai puso sobre Egipto; y el pueblo temió a Adonai, y ellos creyeron en Adonai y en Moshé, Su servidor (Ex. 14:31). Ahora bien, ¿cuánto fueron castigados con el dedo? ¡Diez plagas! Debes decir entonces que en Egipto fueron castigados con diez plagas, ¡y en el mar fueron castigados con cincuenta plagas!
Rabí Eliezer dijo: ¿De dónde sabemos que cada plaga individual que el Santo, bendito sea, trajera sobre los egipcios en Egipto consistió de cuatro plagas? Pues fue dicho: Envió contra ellos Su fiera ira, furor, indignación, angustia, una pandilla de emisarios de mal (Sal. 78:49) . Furor, indica una; indignación, dos; angustia, tres; pandilla de emisarios de mal, cuatro. De ahí que debes decir que en Egipto fueron castigados con cuarenta plagas, y en el mar fueron castigados con doscientas plagas.
Rabí Akivá dijo: ¿De dónde sabemos que cada plaga individual que el Santo, bendito sea, trajera sobre los egipcios en Egipto consistió de cinco plagas? Pues fue dicho: Envió contra ellos Su fiera ira, furor, indignación, angustia, pandilla de emisarios de mal (Ibíd.) . Su fiera ira, indica una; furor, dos; indignación, tres; angustia, cuatro; pandilla de emisarios de mal, cinco. De ahí que debes decir que en Egipto fueron castigados con cincuenta plagas, y en el mar fueron castigados con doscientas cincuenta plagas.
[Las siguientes catorce estrofas que concluyen con "Daienu..." se recitan de una vez].
Cuántos niveles de favor ha concedido el Omnipresente sobre nosotros!
Si El nos hubiera sacado de Egipto, y no hubiera ejecutado juicios contra ellos
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si hubiera ejecutado juicios contra ellos, y no contra sus ídolos
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si hubiera destruido sus ídolos, y no hubiera matado a sus primogénitos
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si hubiera matado a sus primogénitos, y no nos hubiera dado sus bienes
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera dado sus bienes, y no hubiera partido para nosotros el mar
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si hubiera partido para nosotros el mar, y no nos hubiera hecho pasar por él en seco
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera hecho pasar por él en seco, y no hubiera ahogado en él a nuestros opresores
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si hubiera ahogado en él a nuestros opresores, y no nos hubiera provisto de nuestras necesidades en el desierto por cuarenta años
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera provisto de nuestras necesidades en el desierto por cuarenta años, y no nos hubiera alimentado con el maná
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera alimentado con el maná, y no nos hubiera dado el Shabat
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera dado el Shabat y no nos hubiera traído al Monte Sinaí
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera traído ante el Monte Sinaí, y no nos hubiera dado la Torá
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera dado la Torá y no nos hubiera introducido en la Tierra de Israel
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Si nos hubiera introducido en la Tierra de Israel, y no hubiera construido para nosotros el Beit HaBejirá (la Casa Elegida)
-- ¡Daienu, nos hubiera bastado!
Pues entonces, cuánto más debemos estar agradecidos al Omnipresente por la bondad doble y redoblada que El ha concedido sobre nosotros, pues nos sacó de Egipto, ejecutó juicios contra ellos, y contra sus ídolos, mató a sus primogénitos, nos dio sus bienes, partió para nosotros el mar, nos hizo cruzarlo en seco, ahogó en él a nuestros opresores, proveyó nuestras necesidades en el desierto por cuarenta años, nos alimentó con el maná, nos dio el Shabat, nos trajo ante el Monte Sinaí, nos dio la Torá, nos introdujo en la Tierra de Israel, y construyó para nosotros el Beit HaBejirá para expiar todos nuestros pecados.
[Hasta aquí se dice en Shabat HaGadol, el Shabat anterior a Pesaj].
Rabán Gamliel solía decir: Quienquiera no analizara estas tres cosas en Pesaj, no ha cumplido su deber; y ellas son: Pesaj (el sacrifico Pascual), matzá (el pan ázimo) y Maror (las hierbas amargas).
Pesaj -- el cordero de Pesaj que nuestros padres comían durante la época del Beit HaMikdash, ¿Por qué causa [así hacían]? Porque el Omnipresente pasó por alto las casas de nuestros padres en Egipto, como fue dicho: Y diréis 'Es una ofrenda de Pesaj para Adonai, porque pasó por alto las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando hirió a los egipcios con una plaga, y salvó nuestras casas'. Y el pueblo se inclinó y se prosternó (Ex. 12:27) .
Se toma en la mano la matzápartida y se dice:
Esta matzá que comemos, ¿por qué causa? Porque la masa de nuestros padres no tuvo tiempo de leudar antes que el Rey de los reyes de reyes, el Santo, bendito sea, Se les revelara y los redimiera. Como fuera dicho: Y cocieron tortas de matzá de la masa que habían sacado de Egipto, pues no fue leudada; pues habían sido expulsados de Egipto y no podían demorarse, ni tampoco habían preparado toda [otra] provisión (Ex. 12:39) .
Se toma el maror en la mano y se dice:
Este maror que comemos ¿por qué causa? Porque los egipcios amargaron la vida de nuestros padres en Egipto, como fuera dicho: Y amargaron sus vidas con duro trabajo, con mortero y con ladrillos y toda suerte de labor en el campo; todo su trabajo que ellos los hicieron trabajar con rigor (Ex. 1:14) .
En cada generación la persona está obligada a considerarse a sí misma como si ella hubiera salido de Egipto, como fuera dicho: Y dirás a tu hijo en ese día: 'es por causa de esto que Adonai hizo conmigo cuando salí de Egipto' (Pesajím 10:5) . El Santo, bendito sea, no solamente redimió a nuestros padres de Egipto, sino también a nosotros redimió junto con ellos, como fuera dicho: Es a nosotros a quien sacó de allí, para que pueda traernos y darnos la tierra que juró a nuestros padres (Deut. 6:23) .
Se cubre la matzá y se alza la copa.
La copa se sostiene en la mano hasta concluir la bendición "que nos redimió...".
Por lo tanto es nuestro deber agradecer, loar, alabar, glorificar, ensalzar, adorar, bendecir, enaltecer y honrar a Aquél que realizó todos estos milagros para nuestros padres y para nosotros. Nos sacó de la esclavitud a la libertad, de la tristeza a la alegría, del duelo a la festividad, de la profunda oscuridad a la gran luz, y de la esclavitud a la redención. Por ello, entonemos ante El ¡Haleluiá -- Alabad a Dios!
¡Haleluiá -- alabad a Dios! Ofreced alabanza, servidores de Adonai; alabad el Nombre de Adonai. Que el Nombre de Adonai sea bendecido, de ahora y para toda la eternidad. Desde donde el sol sale hasta donde el sol se pone, es alabado el Nombre de Adonai. Alto por encima de todas las naciones es Adonai; Su gloria trasciende los cielos. ¡Quién es como Adonai nuestro Dios que mora en lo alto [y sin embargo] mira hacia tan bajo sobre el cielo y la tierra! El alza al pobre del polvo, levanta al menesteroso del muladar, para sentarlo con los nobles, con los nobles de Su pueblo. Transforma a la mujer estéril en una familia, en una jubilosa madre de hijos. ¡Haleluiá -- alabad a Dios! (Salmo 113) .
Cuando Israel salió de Egipto, la Casa de Iaacov de un pueblo de lengua extranjera, Iehudá se convirtió en Su [pueblo] sagrado, Israel, Su dominio. El mar vio y huyó, el Jordán se volvió hacia atrás. Las montañas saltaron cual carneros, las colinas cual corderos jóvenes. ¿Qué te sucede, mar, que huyes; Jordán, que te vuelves hacia atrás; montañas, que saltáis como carneros; colinas, como corderos jóvenes? [Lo hacemos] ante el Amo, el Creador de la tierra, ante el Dios de Iaacov, que transforma la peña en un estanque de agua, el pedernal en un manantial de agua (Salmo 114) .
[Se vuelve a alzar la copa].
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que nos redimió y redimió a nuestros padres de Egipto, y nos hizo posible llegar a esta noche para comer matzá y maror. En igual forma, Adonai, nuestro Dios y Dios de nuestros padres, permítenos llegar a otras efemérides y festividades que vendrán a nosotros en paz, con alegría en la reconstrucción de Tu ciudad, y con júbilo en Tu servicio [en el Beit HaMikdash]. Entonces comeremos de los sacrificios y de las ofrendas de Pesaj (en la conclusión del Shabat se dice: de las ofrendas de Pesaj y de los sacrificios) cuya sangre será salpicada sobre la pared de Tu altar para aceptación; y Te agradeceremos con una nueva canción por nuestra redención y por la salvación de nuestras almas. Bendito eres Tú, Adonai, que redimió a Israel.
Se recita la siguiente bendición, y se bebe la [segunda] copa, reclinado [hacia la izquierda]:
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, boré prí hagáfen.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.


La Hagadá (Segunda Parte, Mitzvot Especiales Y Cena Festiva)


RAJZTA
Se lavan ahora las manos recitándose [luego] la [siguiente] bendición de al netilat iadáim:
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, ashér kidshánu bemitzvotáv, vetzivánu al netilát iadáim.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos, y nos ha ordenado lo concerniente al lavado de las manos.
MOTZI
Tome las matzoten el orden en que fueron colocadas en la bandeja, la partida entre las enteras, sosténgalas en la mano y recite la siguiente bendición:
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, hamotzí léjem min haáretz.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que hace salir el pan de la tierra.
MATZA
No rompa nada de las matzot. Deposite la tercer matzá (la inferior) y recite la siguiente bendición sobre la matzá partida y la superior antes de romperlas. Al recitar la siguiente bendición, tenga en mente que se refiere también al "sandwich" de Korej, que se hará con la tercera matzá, así como al afikomán.
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, ashér kidshánu bemitzvotáv, vetzivánu al ajilát matzá.
Bendito eres Tú, Adonai nuestros Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos y nos ha ordenado lo referente a comer matzá.
Quiebre ahora un kazáit(28 gr.) de cada una de las matzot sostenidas, y cómanse juntos [en menos de cuatro minutos] reclinándose [hacia la izquierda].
MAROR
Tome ahora un kazáitdel maror, sumérjalo en el jaroset -- pero agítelo luego para retirar el jaroset de modo que no se neutralice el sabor amargo. Recite la siguiente bendición:
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, ashér kidshánu bemitzvotáv, vetzivánu al ajilát marór.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus mandamientos y nos ha ordenado lo referente a comer maror.
Coma ahora el maror, sin reclinarse.
KOREJ
Tome la tercer matzáy también un kazáit de jazéret -- que habrá de sumergirse en jaroset.
Combine ambos [como un "sandwich"] y diga lo siguiente:
Así hacía Hilel en la época del Beit HaMikdash: combinaba la ofrenda de Pesaj, matzá y maror, y los comía juntos, como fuera dicho: Lo comerán con matzot y hierbas amargas (Núm. 9:11).
Cómalos ahora juntos (reclinado. Tur y Shulján Aruj, secc. 475, Nota del Sidur del autor del TzemajTzedek).
SHULJAN OREJ
Coma y beba ahora cuanto precise. Se puede beber vino entre la segunda y la tercer copa.
TZAFUN
Luego tome el afikomány repártalo entre todos los miembros de la familia, dando a cada uno un kazáit(28gr.). Cuide no beber luego del afikomán. Cómalo reclinado a la izquierda, antes de medianoche.
BEIRAJ
Se vierte ahora la tercer copa y sobre ella se recita el Birkat HaMazón(Gracias Después de la Comida).
Canción de las Ascensiones. Cuando Adonai haga retornar a los exilados de Tzión, seremos como si antes hubiéramos soñado. Entonces se colmará de risas nuestra boca y nuestra lengua de cánticos de alegría; entonces dirán entre las naciones, "Adonai ha hecho grandes cosas por estos". Adonai ha hecho grandes cosas por nosotros; estuvimos alegres. Adonai, haz retornar a nuestros exilados cual arroyos a la tierra árida. Aquéllos que siembran con lágrimas cosecharán con cánticos de alegría. El va andando y llora, cargando la bolsa de semilla, de seguro que retornará con cánticos de alegría, portando sus gavillas (Salmo 126).
Por los hijos de Kóraj, un Salmo, una canción cuyo tema básico son las sagradas montañas [de Tzión y Jerusalén]. Adonai ama los portales de Tzión más que todas las moradas de Iaacov. Gloriosas cosas se hablan de ti, ciudad eterna de Dios. Haré recordar a Ráhav y a Babilonia acerca de Mis amados; a Filistea y a Tiro, así como a Etiopía: "Este nació allí". Y a Tzión le será dicho: "Esta persona y aquélla nacieron allí"; y El, el Altísimo, la establecerá. Contará Adonai en el registro de los pueblos: "Este nació allí". Sela. Cantantes así como bailarines [entonarán Tu alabanza y dirán:] "Todos mis pensamientos interiores son sobre Ti" (Salmo 87).
Bendigo a Adonai en todo momento; Su alabanza está siempre en mi boca (Sal. 34:2). Finalmente, todo se sabe; teme a Dios y observa Sus mandamientos; pues ésta es toda la finalidad del hombre (Ecl. 12:13) . Mi boca expresará la alabanza de Adonai y que toda carne bendiga Su santo Nombre para siempre (Sal. 145:21) . Y nosotros bendeciremos a Dios de ahora y por toda la eternidad. Alabad a Dios (Sal. 115:18) .
Antes de Máim Ajaroním [el lavado de los dedos], se dice lo siguiente:
Esta es la porción por parte de Dios para un hombre malvado, y la herencia a él asignada por Dios (Iyov 20:29).
Después de MáimAjaroním, se dice lo siguiente:
Y él me dijo: Esta es la mesa que se halla frente a Adonai (Iejezkel 41:22) .
[Se alza la copa].

Cuando hay tres o más [varones mayores de Bar Mitzvá] al recitar el Birkat HaMazón,
[uno de ellos será] el Conductor [y] comenzará así:
Señores, digamos la Bendición.
Los demás responden: Que el Nombre de Adonai sea bendecido de ahora y por toda la eternidad (Sal. 113:2) .
El Conductor [repite la respuesta anterior y] continúa:
Con vuestro permiso, estimados señores, bendigamos a
[si hay un quórum de diez, se agrega: nuestro Dios,] Aquél por cuya generosidad hemos comido.
Los demás responden: Bendito sea [si hay un quórum de diez, se agrega: nuestro Dios,] Aquél por cuya generosidad hemos comido y merced a cuya bondad vivimos. [El Conductor repite esta respuesta.]
Aquellos presentes que no participaron de la comida responden: Bendito [si hay un quórum de diez, se agrega: sea nuestro Dios,] y alabado sea Su Nombre constantemente y por siempre jamás.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que, en Su bondad, provee de sustento a todo el mundo con gracia, con bondad y con misericordia. El da comida a toda carne, pues Su bondad es eterna. En Su inmensa y constante bondad para con nosotros, no nos falta [alimento], y que nunca nos falte alimento, en aras de Su gran Nombre. Pues El, Dios benévolo, provee de alimento y de sustento a todos, hace el bien a todos, y prepara alimento para todas Sus criaturas que El ha creado, como está dicho: Abres Tu mano y satisfaces el deseo de todo lo viviente (Sal. 145:16). Bendito eres Tú, Adonai, que provee de alimento a todos.
Te agradecemos, Adonai nuestro Dios, por haber dado como herencia a nuestros antepasados una tierra preciada, buena y amplia; por habernos sacado, Adonai nuestro Dios, de la tierra de Egipto y habernos redimido de la casa de la esclavitud; por Tu pacto que has sellado en nuestra carne; por Tu Torá que nos has enseñado; por Tus estatutos que nos has hecho conocer; por la vida, gracia y bondad que Tú, con gracia, nos has concedido; y por el alimento con el que constantemente Tú nos nutres y sustentas a diario, en todo momento, y a toda hora.
Y por todo esto, Adonai nuestro Dios, Te damos las gracias y Te bendecimos. Bendígase Tu Nombre por la boca de todo lo viviente, constantemente y para siempre. Como está escrito: Cuando has comido y te has saciado, bendecirás a Adonai, tu Dios, por la buena tierra que El te ha dado (Deut. 8:10). Bendito eres Tú, Adonai, por la tierra y el sustento.
Apiádate, Adonai nuestro Dios, de Israel, Tu pueblo, de Jerusalén, Tu ciudad, de Tzión, la morada de Tu gloria, del reinado de la casa de David, Tu ungido, y de la magna y sagrada Casa sobre la cual Tu Nombre fuera proclamado. Dios nuestro, Padre nuestro, Pastor nuestro, nútrenos, susténtanos, aliméntanos y provéenos con abundancia; y libéranos, Adonai nuestro Dios, prontamente, de todas nuestras aflicciones. Por favor, Adonai nuestro Dios, no nos hagas depender de los regalos de los humanos, ni de sus préstamos, sino tan sólo de Tu mano llena, abierta, sagrada y generosa, para que nunca seamos avergonzados ni humillados.

[En Shabat se agrega el siguiente párrafo:
Plázcate, Adonai nuestro Dios, fortalecernos mediante Tus mitzvot, y mediante la mitzvá del Séptimo Día, este grande y sagrado Shabat. Pues este día es grande y sagrado ante Ti, para abstenerse de trabajar y descansar en él con amor, en consonancia con el mandamiento de Tu voluntad. En Tu buena voluntad, Adonai nuestro Dios, otórganos tranquilidad, para que no haya aflicción, tristeza ni pesar en el día de nuestro descanso. Adonai nuestro Dios, haznos ver el consuelo de Tzión, Tu ciudad, y la reconstrucción de Jerusalén, Tu ciudad sagrada, pues Tú eres el Dueño de la salvación y el Dueño del consuelo].
Dios nuestro y Dios de nuestros padres, que ascienda, venga y llegue, sea visto, aceptado y escuchado, traído a la memoria y recordado ante Ti, el recuerdo y la memoria de nosotros, el recuerdo de nuestros padres, el recuerdo del Mashíaj, el hijo de David, Tu servidor, el recuerdo de Jerusalén, Tu ciudad santa, y el recuerdo de todo Tu pueblo, la Casa de Israel, para salvación, bienestar, gracia, bondad, misericordia, buena vida y paz, en este día de la Festividad de matzot, en esta Festividad de convocación santa. Recuérdanos en este [día], Adonai nuestro Dios, para bien; tennos presentes en este [día] para bendición; ayúdanos en este [día] para la buena vida. Con la promesa de salvación y compasión, compadécete y sé benigno con nosotros; ten piedad de nosotros y sálvanos; pues nuestros ojos están dirigidos a Ti, pues Tú, Dios, eres un Rey gracioso y misericordioso.
Y reconstruye Jerusalén, la ciudad santa, rápidamente en nuestros días. Bendito eres Tú, Adonai, que en Su misericordia reconstruye Jerusalén. Amén.
[Se deposita la copa sobre la mesa].
Bendito eres Tú, Adonai nuestro Dios, Rey del universo, Dios benévolo, nuestro Padre, nuestro Rey, nuestra Fortaleza, nuestro Creador, nuestro Redentor, nuestro Hacedor, nuestro Sagrado, el Sagrado de Iaacov, nuestro Pastor, el Pastor de Israel, el Rey que es bueno y que hace el bien a todos, día a día. El ha hecho el bien a nosotros, El hace el bien a nosotros, y El hará el bien a nosotros; El nos ha concedido, nos concede, y nos concederá siempre gracia, bondad y misericordia, alivio, salvación y éxito, bendición y redención, consuelo, manutención y sustento, compasión, vida, paz y todo lo bueno; y que nunca nos haga carecer de bien alguno.
Que el Misericordioso reine sobre nosotros por siempre jamás. Que el Misericordioso sea bendecido en el cielo y en la tierra. Que el Misericordioso sea alabado por todas las generaciones, Se enorgullezca en nosotros por siempre y por toda la eternidad, y Se glorifique en nosotros por siempre jamás. Que el Misericordioso provea nuestro sustento con honra. Que el Misericordioso quiebre el yugo del exilio de nuestros cuellos y El nos conduzca erguidos a nuestra tierra. Que el Misericordioso envíe abundante bendición a esta casa y sobre esta mesa en que hemos comido. Que el Misericordioso nos envíe al Profeta Eliahu --sea recordado para bien-- y que él nos anuncie buenas nuevas, salvaciones y consuelos. Que el Misericordioso bendiga a mi padre, maestro mío, amo de esta casa, y a mi madre, maestra mía, ama de esta casa; a ellos, a su hogar, a sus hijos, y a todo lo que poseen; a nosotros, y a todo lo que nosotros poseemos. Tal como bendijo a nuestros antepasados, Avraham, Itzjak y Iaacov: "en todas las cosas", "con todas las cosas", "con todo", así nos bendiga El a todos nosotros juntos (los hijos del Pacto) con una bendición perfecta, y digamos, Amén.
Que se invoque desde las alturas, sobre él y sobre nosotros, un mérito tal que traerá paz duradera. Que recibamos bendición de Adonai y bondad de Dios, nuestro salvador, y que hallemos gracia y buena comprensión a los ojos de Dios y el hombre.

En Shabat: Que el Misericordioso nos haga heredar aquel día que será sólo Shabat y descanso para vida eterna.
Que el Misericordioso nos haga heredar aquel día que es todo bueno.
Que el Misericordioso nos conceda el privilegio de alcanzar los días del Mashíaj y la vida del Mundo por Venir. El es una torre de salvación para Su rey, y hace benevolencia a Su ungido, a David y sus descendientes eternamente (II Sam. 22:51) . El que hace paz en Sus cielos, haga El paz sobre nosotros y sobre todo Israel; y decid Amén.
Temed a Adonai, vosotros Sus sagrados, pues quienes Le temen no carecen de nada. Los leoncillos padecen necesidad y sufren hambre, mas a quienes buscan a Adonai no habrá de faltarles bien alguno (Sal. 34:10-11) . Dad gracias a Adonai pues El es bueno, pues Su bondad es eterna (Sal. 107:1) . Abres Tu mano y satisfaces el deseo de todo lo viviente (Sal. 145:16) . Bendito es el hombre que confía en Adonai, y Adonai será su seguridad (Jer. 17:7) .
Recite la [siguiente] bendición sobre el vino y beba [la tercera copa] reclinado [a la izquierda].
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, boré prí hagáfen.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.

La Hagadá (Tercera Parte, Conclusion Del Seder)



Se vierte la cuarta copa y se abre la puerta. Se dice lo siguiente:
Derrama tu ira sobre las naciones que no Te reconocen, y sobre los reinos que no invocan Tu Nombre. Por cuanto han devorado a Iaacov y asolaron su morada (Sal. 79:6-7) . Derrama sobre ellos Tu indignación, y que el furor de Tu enojo los alcance (Sal. 69:25) . Persíguelos con furor y destrúyelos de debajo de los cielos de Adonai (Eijá 3:66).
HALEL NIRTZA
No por nosotros, Adonai, no por nosotros, sino en aras de Tu Nombre, concede gloria, a causa de Tu bondad y de Tu verdad. ¿Por qué han de decir las naciones: "Dónde, ahora, está su Dios"? Sí, nuestro Dios está en el cielo, cuanto El desea, El hace. Los ídolos de ellos son de plata y oro, producto de las manos humanas. Tienen boca, mas no pueden hablar; tienen ojos, mas no pueden ver; tienen oídos, mas no pueden oír; tienen nariz, mas no pueden oler; sus manos no pueden tocar; sus pies no pueden caminar; no producen sonido en su garganta. Aquellos que los hacen serán como ellos -- todos los que depositan su fe en ellos. Israel, ¡confía en Adonai! El es su ayuda y su escudo. Casa de Aharón, ¡confía en Adonai! El es su ayuda y su escudo. Vosotros que teméis a Adonai, ¡confiad en Adonai! El es su ayuda y su escudo (Sal. 115:1-11) .
Adonai, que siempre nos tiene presentes, que El bendiga: Que El bendiga la Casa de Israel; que El bendiga la casa de Aharón; que El bendiga a todos aquellos que temen a Adonai, a los pequeños como a los grandes. Que Adonai incremente [la bendición] sobre vosotros, sobre vosotros y vuestros hijos. Benditos sois por Adonai, Hacedor del cielo y de la tierra. Los cielos son los cielos de Adonai, mas la tierra El la dio a los hijos del hombre. Los muertos no pueden alabar a Dios, ni tampoco alguno de los que descienden al silencio [de la tumba]. Mas nosotros bendeciremos a Dios desde ahora hasta la eternidad. ¡Haleluiá -- alabad a Dios! (Sal. 115:12-18)
Amaría que Adonai escuchara mi voz, mis súplicas, si El volviera Su oído hacia mí en los días en que clamo. Fui preso de los estertores de la muerte y la miseria de la tumba me sobrecogió; hallé aflicción y dolor. Invoco el Nombre de Adonai: "Adonai, Te imploro, ¡salva mi alma!" Adonai es graciable y justo; nuestro Dios es compasivo. Adonai cuida a los simples; fui llevado muy bajo y El me salvó. Regresa, alma mía, a tu tranquilidad, pues Adonai te ha concedido bien. Pues Tú has librado mi alma de la muerte, a mis ojos de las lágrimas, a mis pies de tropezar. Andaré ante Adonai en las tierras de los vivientes. Tuve fe aun cuando declaré: "Estoy muy afligido"; [aun cuando] dije en mi arrebato: "Todos los hombres son engañosos" (Sal. 116:1-11) .
¿Qué puedo proponer a Adonai por todos Sus beneficios para conmigo? Alzaré la copa de la salvación y proclamaré el Nombre de Adonai. Saldaré mis votos a Adonai en presencia de todo Su pueblo. Penosa a los ojos de Adonai es la muerte de Sus fieles. Te agradezco, Adonai, que puesto que soy Tu servidor, soy Tu servidor el hijo de Tu doncella, Tú has abierto mis ataduras. A Ti he de traer una ofrenda de gratitud, y proclamaré el Nombre de Adonai. Saldaré mis votos a Adonai en presencia de todo Su pueblo, en los atrios de la Casa de Adonai, en medio de Jerusalén. Alabad a Dios (Sal. 116:12-19) .
Alabad a Adonai, todas las naciones; ensalzadle, todos los pueblos. Pues Su bondad fue poderosa sobre nosotros, y la verdad de Adonai es eterna. ¡Haleluiá -- alabad a Dios! (Salmo 117)

Ofreced alabanza a Adonai porque El es bueno,
porque Su bondad es eterna.
Que Israel [lo] declare,   porque Su bondad es eterna.
Q ue la Casa de Aharón [lo] declare,   porque Su bondad es eterna.
Que quienes temen a Adonai [lo] declaren,
porque Su bondad es eterna.
Desde la aflicción llamé a Dios; con inmenso alivio, Dios me respondió. Adonai está conmigo, no temo -- ¿qué puede hacerme el hombre? Adonai está conmigo entre quienes me ayudan, veré [la caída de] mis enemigos. Es mejor cobijarse en Adonai que confiar en el hombre. Es mejor cobijarse en Adonai que confiar en los nobles. Todos los pueblos me rodearon, pero en el Nombre de Adonai los reduciré. Me rodearon, me cercaron, pero en el Nombre de Adonai los reduciré. Me rodearon como abejas, sin embargo serán extinguidos cual espinas en el fuego; en el Nombre de Adonai los reduciré. Vosotros [mis enemigos] me empujasteis repetidamente para que cayera, mas Adonai me ayudó. Dios es mi fortaleza y canto, y El ha sido una ayuda para mí. El sonido de júbilo y salvación resuena en las tiendas de los justos: "¡La diestra de Adonai ejecuta actos de valor. La diestra de Adonai es exaltada; la diestra de Adonai ejecuta actos de valor!" No pereceré, sino que viviré y relataré los actos de Dios. Sí, Dios me ha castigado, mas El no me entregó a la muerte. Abridme los portales de la justicia; entraré por ellos y alabaré a Dios. Este es el portal de Adonai, los justos entrarán por él. Te agradezco pues Tú me has respondido, y Tú has sido mi liberación. (Repítase "Te agradezco..."). La piedra que los constructores aborrecieron se ha convertido en la principal piedra angular. (Repítase "La piedra..."). De Adonai ha sido esto; es maravilloso a nuestros ojos. (Repítase "De... ha sido..."). Este es el día que Adonai ha hecho, alegrémonos y regocijémonos en él. (Repítase "Este es el día...") (Sal. 18:5-24) .
Te imploramos, Adonai, ¡sálvanos!
Te imploramos, Adonai, ¡sálvanos!
Te imploramos, Adonai, ¡concédenos éxito!
Te imploramos, Adonai, ¡concédenos éxito! (Sal. 118:25)
Bendito es aquél que viene en el Nombre de Adonai; os bendecimos desde la Casa de Adonai. (Repítase "Bendito es aquél..."). Adonai es un Dios benévolo y El nos ha dado luz; liad la ofrenda del festival con cuerdas hasta [que la llevéis a] los cuernos del altar. (Repítase "Adonai es..."). Tú eres mi Dios y Te alabaré, mi Dios, y Te exaltaré. (Repítase "Tú eres..."). Alabad a Adonai porque El es bueno, porque Su bondad es eterna. (Repítase "Alabad...").
Adonai nuestro Dios, todas Tus obras Te alabarán, y Tus piadosos, los justos que ejecutan Tu voluntad, y todo Tu pueblo, la Casa de Israel, con canto jubiloso alabará y bendecirá, ensalzará y glorificará, exaltará y adorará, santificará y proclamará la soberanía de Tu Nombre, Rey nuestro. Porque es bueno alabarte, y apropiado cantar a Tu Nombre, porque desde el mundo más alto al más bajo Tú eres Dios. Bendito eres Tú Adonai, Rey ensalzado con alabanzas.
Alabad a Adonai pues El es bueno, pues Su bondad es eterna;
Alabad al Dios de los seres excelsos, pues Su bondad es eterna;
Alabad al Amo de las huestes celestiales, pues Su bondad es eterna;
Quien obra grandes maravillas solo, pues Su bondad es eterna;
Quien crea los cielos con entendimiento, pues Su bondad es eterna;
Quien extiende la tierra sobre las aguas, pues Su bondad es eterna;
Quien hace las grandes luminarias, pues Su bondad es eterna;
El sol para regir de día, pues Su bondad es eterna;
La luna y estrellas para regir de noche, pues Su bondad es eterna;
Quien golpeó a Egipto a través de sus primogénitos, pues Su bondad es eterna;
Y sacó a Israel de en medio de ellos, pues Su bondad es eterna; 
Con mano fuerte y con brazo extendido, pues Su bondad es eterna;
Quien partió el Iam Suf en fracciones, pues Su bondad es eterna;
E hizo pasar a Israel a través de él, pues Su bondad es eterna;
Y zarandeó al Faraón y a su ejército dentro del Iam Suf, pues Su bondad es eterna;
Quien condujo a Su pueblo a través del desierto, pues Su bondad es eterna;
Quien golpeó a grandes reyes, pues Su bondad es eterna;
Y dio muerte a poderosos reyes, pues Su bondad es eterna;
A Sijón, rey de los amoritas, pues Su bondad es eterna;
Y a Og, rey de Bashán, pues Su bondad es eterna;
Y dio la tierra de ellos como herencia, pues Su bondad es eterna;
Una herencia a Israel Su servidor, pues Su bondad es eterna;
Quien en nuestra humillación nos recordó, pues Su bondad es eterna;
Y nos redimió de nuestros opresores, pues Su bondad es eterna;
Quien da alimento a toda carne, pues Su bondad es eterna;
Alabad al Dios del cielo, pues Su bondad es eterna.
Bendiga el alma de todo ser viviente Tu Nombre, Adonai nuestro Dios, y el espíritu de toda criatura glorifique y exalte permanentemente el recuerdo de Ti, Rey nuestro. Desde el mundo más alto hasta el más bajo, Tú eres el Dios Todopoderoso; y fuera de Ti no tenemos Rey, Redentor y Salvador que libera, rescata, sustenta, responde y Se apiada en todo momento de aflicción y tribulación; no tenemos otro Rey más que Tú. [Tú eres] el Dios de las primeras y de las últimas [generaciones], Dios de todas las cosas creadas, Amo de todos los acontecimientos, que es ensalzado con múltiples alabanzas, que dirige Su mundo con bondad, y a Sus criaturas con compasión. En verdad, Adonai no dormita ni duerme. Es El quien anima a los que duermen, quien despierta a los que dormitan, quien hace hablar al mudo, quien libera a los atados, quien sostiene a los que caen, y quien endereza a los encorvados. Solamente a Ti damos gracias. Aun si nuestra boca estuviera tan llena de cántico como el mar [está lleno de agua], nuestra lengua de melodía como el bramido de sus olas, y nuestros labios de alabanza como el ancho del firmamento, y nuestros ojos resplandecieran como el sol y la luna, nuestras manos estuvieran extendidas como [las alas de] las águilas del cielo, y nuestros pies fuesen ligeros como el ciervo -- aun así no nos sería suficiente para agradecerte, Adonai nuestro Dios y Dios de nuestros padres, y para bendecir Tu Nombre siquiera por una de las innumerables miríadas de favores, milagros y maravillas que Tú has hecho para con nosotros y para con nuestros padres anteriormente. Adonai nuestro Dios, Tú nos has liberado de Egipto, redimido de la casa de la esclavitud, sostenido cuando sufrimos hambre y alimentado cuando gozamos abundancia, rescatado de la espada y salvado de la plaga, y protegido de enfermedades graves y persistentes. Hasta ahora Tus mercedes nos han ayudado y Tus bondades no nos han abandonado; y Tú, Adonai nuestro Dios, nunca nos abandonarás. Por eso, los miembros que Tú has dispuesto dentro de nosotros, el espíritu y el alma que Tú has insuflado en nuestras narices, y la lengua que Tú has puesto en nuestra boca -- todos ellos han de agradecer, bendecir, alabar y glorificar, exaltar y adorar, santificar y proclamar la soberanía de Tu Nombre, Rey nuestro. Porque toda boca ha de dar las gracias a Ti, toda lengua ha de jurar con Tu Nombre, todo ojo ha de mirar a Ti, toda rodilla ha de arrodillarse ante Ti, todos aquellos que están erguidos han de prosternarse ante Ti, todos los corazones han de temerte y cada una de las partes más interiores ha de cantar a Tu Nombre, tal como está escrito: Declare todo mi ser: ¡Adonai, quién es como Tú, que salva al pobre del que es más fuerte que él, al pobre y al menesteroso del que iba a robarle! (Sal. 35:10)¡Quién puede asemejarse a Ti, quién puede igualarse a Ti, quién puede compararse a Ti, el grande, poderoso y temido Dios, Dios ensalzado, Poseedor del cielo y la tierra! Te loaremos, ensalzaremos y glorificaremos, y bendeciremos Tu santo Nombre, como está dicho: [Un Salmo] por David: bendice a Adonai, alma mía, y todo mi ser -- Su santo Nombre (Sal. 103:1) .
Tú eres el Todopoderoso en virtud de la fuerza de Tu poder; el Grande en virtud de la gloria de Tu Nombre; el Poderoso para siempre, y el Temido en virtud de Tus actos que inspiran temor; el Rey que está sentado sobre un trono elevado y sublime.
Aquél que mora para la eternidad, ensalzado y santo es Su Nombre. Y está escrito: Cantad jubilosamente a Adonai, vosotros los justos; corresponde a los rectos ofrecer alabanza (Sal. 33:1) . Por boca de los rectos Tú eres ensalzado; por los labios de los justos Tú eres bendecido; por la lengua de los piadosos Tú eres santificado; y en lo más íntimo de los sagrados Tú eres alabado.
En las asambleas de las decenas de miles de Tu pueblo, la Casa de Israel, con cánticos sea Tu nombre glorificado, nuestro Rey, en cada generación. Pues esa es la obligación de todos los seres creados, Adonai nuestro Dios y Dios de nuestros padres, dar gracias, loar, alabar, glorificar, exaltar, ensalzar, bendecir, magnificar y aclamar a Ti, aún más que todas las palabras de cánticos de alabanzas y adoraciones de David, el hijo de Ishai, Tu ungido servidor.
Y por eso sea Tu Nombre alabado por siempre, Rey nuestro, el Dios Todopoderoso, el Rey grande y sagrado, en el cielo y sobre la tierra. A Ti, Adonai nuestro Dios y Dios de nuestros padres, cabe ofrecerte por siempre cántico y alabanza, adoración y melodía, [aclamar Tu] poder y dominio, victoria, grandeza y fortaleza, gloria, esplendor, santidad y soberanía; bendiciones y agradecimientos a Tu Nombre grande y sagrado; del mundo más elevado al más bajo, Tú eres Dios. Bendito eres Tú, Adonai, Dios Todopoderoso, gran Rey, ensalzado con alabanzas, Dios al que cabe dar gracias, Amo de maravillas, Creador de todas las almas, Soberano de todas las criaturas, que Se deleita en los cánticos de alabanza; Tú eres el único Rey, la Vida de [todos] los mundos.
Quienes tienen la costumbre de entonar himnos [luego del Seder] que no lo hagan ahora, entre esta bendición y la correspondiente a la cuarta copa. Debe recitarse la bendición sobre la cuarta copa de inmediato.
Barúj atá Adonái, Elohéinu Mélej haolám, boré prí hagáfen.
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, que crea el fruto de la vid.
Se bebe [la cuarta copa] reclinándose [hacia la izquierda].
Bendicion Final Sobre el Vino:
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, por la vid y el fruto de la vid, por el producto del campo, y por la tierra preciada, buena y amplia que Tú, generosamente, has dado a nuestros antepasados como herencia, para comer de su fruto y saciarse con su bondad. Apiádate, Adonai nuestro Dios, de Israel, Tu pueblo, de Jerusalén, Tu ciudad, de Tzión, la morada de Tu gloria, de Tu altar y de Tu Templo. Reconstruye Jerusalén, la ciudad sagrada, rápidamente en nuestros días, haznos subir a ella y regocíjanos en ella, y Te bendeciremos con santidad y pureza. (En Shabat: Plázcate fortalecernos en este día de Shabat) y recuérdanos para bien en este día de la Festividad de matzot. Pues Tú, Adonai, eres bueno y haces el bien a todos, y Te agradecemos por la tierra y por el fruto de la vid. Bendito eres Tú, Adonai, por la tierra y por el fruto de la vid.
Bendición Final Después de Otras Bebidas:
Bendito eres Tú, Adonai, nuestro Dios, Rey del universo, Creador de numerosos seres vivientes y sus menesteres, por todas las cosas que Tú has creado para mantener con ellas viva el alma de todo ser viviente. Bendito es El que es la Vida de los mundos.
Luego se dice:
¡EL AÑO PROXIMO EN JERUSALEN!
© Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana Reproducción Permitida Sólo para Uso Personal. Derechos Reservados.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada